Selecciona tu región
Opinión

Política en Sinaloa

PUNTO DE VISTA

Por Teresa Guerra

-

FUTURISMO POLÍTICO. En medio de la pandemia, del dolor por las muertes de las víctimas del contagio, del sufrir por los familiares enfermos, las y los políticos no se detienen; el 2021 ya está en curso, las aspiraciones y el activismo de quienes pretenden fungir como candidatos están a la vista, en todos los partidos políticos, y, obviamente, por ser el partido mayoritario, en Morena es más el ruido y el número de aspirantes.

El Químico Benítez ya levantó la mano, se veía venir su pretensión de ser candidato a gobernador, sumándose a las aspiraciones que abiertamente ha manifestado tener el senador Rubén Rocha Moya y la senadora Imelda Castro, para ser abanderados de Morena en la gubernatura. 

También, aunque no tan abiertamente, se sabe que Jesús Estrada Ferreiro entre sus cercanos ha manifestado que también aspira, incluso, sin tener un liderazgo fuerte ni consolidado, y ser nóveles en la política, se dice que algunos diputados federales y locales han dicho que tampoco se descartan para la gubernatura. 

Morena mantiene la mayor fuerza política en Sinaloa y en el país, como para pensar que puede gobernar la entidad; en las diferentes mediciones que se han hecho en el estado y en el país, se confirma que podría obtener la mayoría de las gubernaturas que estarán en disputa en 2021. No será en automático el triunfo, ni tan fácil como se veía hace unos meses, pero sigue siendo la fuerza mayoritaria, no con el arrastre del 2018, pero conserva las preferencias e intención de voto de la mayoría. ¿Será?

EL DESGASTE. Como todo partido en el poder, Morena ha tenido un desgaste y ha perdido adeptos, por sus conflictos internos, los excesos de algunos de sus gobernantes, los errores y omisiones que ha habido en los municipios y en el Gobierno federal, así como la polémica que generan algunas de las decisiones AMLO, pero sigue teniendo la mayoría, porque es más el desgaste histórico que tienen las otras fuerzas políticas, sobre todo el PRI y el PAN. 

La falta de credibilidad de los líderes de los otros partidos sigue siendo la fortaleza de Morena y lo que le suma adeptos, aparte del liderazgo que aún conserva AMLO, quien pese a la polémica que provoca, sigue conservando el respaldo de la gran mayoría de mexicanos.

Sin embargo, no debe menospreciarse que de aquí a la elección Morena tendrá mermas, por los excesos y errores de algunos de sus alcaldes, legisladores y funcionarios, así como por los vacíos y fallas en medio de la crisis económica y de salud que generó la pandemia. Así que también en Morena deberán cuidar la selección de candidatos y candidatas, porque no será un triunfo en automático como fue en la elección del 2018, ya que AMLO no irá en la boleta, y en algunos lugares la ciudadanía puede cobrarles facturas. ¿Será?

ACTIVISMO DE QUIRINO. Aparte, en el PRI no están cruzados de brazos, están desgastados, eso sí, pero conservan cierto nicho de electores, sobre todo en Sinaloa, donde el gobernador todos los días hace política; no se va pelear con López Obrador, por lo que se ve, pero trabaja para acumularle fuerza al priismo en la entidad, seguramente pensando en acordar con el presidente una candidatura cómoda para ambos. ¿Será? 

Así que tampoco se descartan alianzas de facto o abiertas entre el presidente López Obrador y Quirino Ordaz, para transitar cómodamente la elección del 2021; y eso obviamente influiría en la decisión de quien será el candidato o candidata de Morena a la gubernatura. ¿O no?

Síguenos en