Opinión

Silencio ante inseguridad y excesos en la UAS

PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

VIOLENCIA EN SINALOA. Solamente en los cuatro meses que han transcurrido del 2021, en Sinaloa se han denunciado 337 desapariciones forzadas, más de 400 robos a locales comerciales, casi 1,200 robos de vehículos y dos mil denuncias por violencia familiar, siendo las mujeres las principales víctimas, con hechos graves de violencia que ponen en riesgo su vida. Y ello solamente considerando los delitos que se denuncian ante la fiscalía, sin que se cuantifiquen los cientos de casos que nunca llegan a denunciarse. Y a pesar del bajo registro de denuncias de delitos sexuales, cuando menos, diariamente se denuncia alguna, igualmente los robos a casa habitación.

Algo que preocupa es el aumento considerable de desapariciones forzadas en la entidad, son casi el doble que los homicidios, lo cual significa que hay un subregistro de víctimas fatales, de homicidios y feminicidios, porque gran parte de las desapariciones forzadas terminan en hechos de letalidad, que son ocultados durante meses o años.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El aumento significativo de levantones es un indicador de la alta presencia de grupos delincuenciales en Sinaloa, porque en la mayoría de las desapariciones se refiere la injerencia de comandos armados, con patrullas clonadas o de grupos de seguridad policiaca. Por ello preocupa la falta de compromisos claros en materia de seguridad de todos los contendientes a la gubernatura. Como si no fuese un problema social de primer orden, la inseguridad y violencia en la entidad es tema evadido por los contendientes. Mucho menos abordan de forma el tema del narcotráfico y su presencia en Sinaloa, del lavado de dinero, el aumento de adicciones, la presencia de la narcopolítica, la complicidad de algunos mandos policiacos y de seguridad con la delincuencia, o injerencia y amenazas de integrantes de los cárteles de la droga en ciertas campañas políticas.

Hay amenazas e injerencia, abierta o soterrada, hay complicidades y rumores de que grupos de la delincuencia están con tal o cual candidato, y nadie se desmarca y poco se denuncian los hechos. ¿O no?

No es nueva la alta presencia de la delincuencia organizada en Sinaloa, ni los hechos de alto impacto y de violencia, problemática que sin duda creció al amparo y con la protección de gobernantes del Prian, por ello se esperaría que Morena hiciera compromisos concretos y señalamientos puntuales en el tema de la inseguridad creciente.

Pero el silencio es lo que predomina, y lo preocupante es que a partir de la alianza Morena-PAS, se profundizan rumores de que hay integrantes de la delincuencia organizada incidiendo en ciertas campañas. ¿Será?

ANTIDEMOCRACIA EN LA UAS. Nadie que no sea del grupo cercano de Melesio Cuen puede obtener registro para contender por la rectoría en la UAS. Todo es controlado desde la dirigencia del PAS y pasa por la aprobación de Cuen. Un modelo de universidad partido, sin democracia al interior, con uso político de la institución, con practicas de corrupción y abuso de poder. Todo ello con la complacencia de Morena. Es grave que en Sinaloa se legitime el autoritarismo, la corrupción y el corporativismo. La UAS es el espejo de lo que viene para la entidad. ¿O no?

PIYAMADA DE ZAMORA. Fue mala ocurrencia de Mario Zamora organizar piyamadas en hogares con precariedad; ¿para conocer la pobreza ocupa dormir con familias de escasos recursos? Acaso no era senador y pudo recorrer las zonas de mayor marginación. Se ve frívolo, y suena a organizar “picnic con los pobres”, para convivir con ellos y conocer necesidades. ¿O no?

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo