Opinión

Ley de IPES y reelección

 PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

REFORMA A LA LEY DE IPES. Cuando se aprobó la Ley de Pensiones del Estado de Sinaloa, que fue la que creó al Instituto de Pensiones para los trabajadores del Estado, en marzo de 2009, se manejaron expectativas de mejoras al sistema pensionario de los trabajadores del Gobierno del Estado que, evidentemente, no han podido cumplirse. Al revés, la ley fue un retroceso en materia de derechos de seguridad social para los trabajadores del sector público estatal; acorde con los retrocesos que también se habían impuesto a los burócratas a nivel federal, con las reformas a la Ley del Issste aprobadas en marzo del 2007.

Tanto el Gobierno de Felipe Calderón en su momento como el de Jesús Aguilar en el ámbito local impusieron recortes de prestaciones en materia de pensiones para los trabajadores de Gobierno.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

No solamente se impuso una tabla de edades, además de los años de servicio, que establece la necesidad de cumplir con una edad mínima para poder jubilarse, para todos los trabajadores que ya laboraban en Gobierno, mientras que para los de nuevo ingreso (a partir de marzo de 2009 en lo local y en 2007 en los federal) la jubilación desapareció, estableciendo solamente el derecho a la pensión de vejez, siempre y cuando se acredite un mínimo de 25 años laborados y con pago de un salario mínimo, porque se pensionarán con el ahorro de sus cuentas individuales.

Además, se recortó el pago de aguinaldo y, en caso de pensión de viudez, a quienes ya laboraban en Gobierno se impuso para sus beneficiarios una pensión mínima. En contrapartida, permitió que los funcionarios de alto nivel acumulen y retiren sus ahorros de cuotas de IPES, descapitalizando al Instituto, que nació quebrado y endeudado por tener un mal diseño la Ley de IPES.

Por ello generó expectativas la reforma aprobada en el Congreso del Estado esta semana, pero fue una reforma parcial que modificó pocos artículos; favorablemente en caso de pensiones de viudez se corrigió y serán otorgadas al 100 por ciento del salario del pensionado, de igual manera en el caso de los aguinaldos se aumenta a 50 días, y en el caso de la tabla de edades, esa no desaparece, por lo cual, quienes deseen jubilarse, deben cumplir, además de los años de servicio, con el requisito de la edad mínima, que en el caso de los hombres ahorita es de 55 años y 30 años de servicio, y en caso de las mujeres de 50 años de edad y 25 años de servicio.

De tal forma que no se corrige el problema de quienes, habiendo ingresado muy jóvenes al servicio público del estado, no pueden jubilarse por no alcanzar la edad mínima. En este tema, la reforma del Congreso del Estado sólo congeló la tabla, pero no dejó de aplicarla, lo cual no es buena noticia para los burócratas del Estado. ¿O no?

REELECCIÓN EN MORENA. Mario Delgado, dirigente de Morena, abrió la puerta para quienes deseen reelegirse en los cargos públicos en Morena, sin embargo, estableció el candado de gozar de popularidad y aceptación de la ciudadanía; y ahí está el problema para muchos de los actuales funcionarios, al menos en Sinaloa, porque varios no gozan de popularidad ni de aceptación. Algunos llegaron a los cargos y se les olvidó que iban a volver a requerir el voto y el apoyo ciudadano; le dieron la espalda a sus representados, así que difícilmente obtendrían el apoyo para reelegirse. ¿O no?

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo