Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Terminó la novela?

RINCÓN BEISBOLERO

Resultado. Para descanso de las buenas conciencias y quitar la carcoma a varios, finalmente la Liga Mexicana de Beisbol dio a conocer ayer el resultado de la ahora célebre prueba "B" de Alex Cabrera y, muy esperado, vino a nuevamente positivo. Eficaz como es el venezolano, en esto de las pruebas antidoping se fue de 2.2.

Con esto se reitera que Cabrera queda fuera de la LMB de por vida, tal cual señalan los estatutos del viejo circuito. Aquí sería decir "a lo que sigue" pero late que todavía le cuelgan capítulos a la novela.

Por un lado, la directiva del Águila de Veracruz reclamando que se violaron algunos protocolos con respecto a esta prueba "B", mucho por culpa de los laboratorios de la Conade, que tardaron casi dos semanas en analizar la muestra y dar el resultado. Súmele usted que además el pelotero rechaza que diga que es positivo y hasta abogados mandó llamar para su defensa, en lo que parece será un "plus" que alargue este asunto.

Más que obvia la reacción e intención del pelotero criollo. Siendo, como aún lo es, un ídolo de la afición de su país, es por ahora centro de un debate en el cual se aboga por la reinstalación del récord de Baudilio Díaz (jonrones), que se le borre como ganador de la triple corona ofensiva en 2013 e incluso se habla de discutir sobre el papel de los medios y de la fanaticada "en la proliferación de la trampa en el beisbol".

El mitote se hizo grande y en serio.

Antecedentes. Uno de los puntos que ha sostenido Cabrera en su defensa es que en los 14 exámenes que se hizo cuando su estancia en el beisbol japonés, nunca se le encontró positivo. Vale aclarar, porque pocos lo mencionan, que en Japón sí se realizan exámenes antidoping.

Se recordará como en 2008 el también venezolano Luis González fue el segundo pelotero suspendido por dar positivo en la NPB, quienes instituyeron los controles en 2007. El pionero fue Rick Guttormson, jugador del Fukuoka Softbank Hawks, a quien lo castigaron 20 por uso de "Finasteride", sustancia que se encontró en un producto para hacer crecer el pelo, que llevaba tomando dos años.

Si los protocolos en Japón no se cuestionan y Cabrera nunca dio positivo en sus varios años de estancia en ese país, se entiende que no esté de acuerdo y quiera seguir haciendo ruido.

Dardos. Sea melón o sandía, bien hace la LMB en acatar las indicaciones de MLB por cuanto a realizar exámenes y cuanto proceda. Eso se le exige como integrante del llamado Beisbol Organizado, al ser considerada dentro del esquema de Ligas Menores.

Hay que decir la incidencia de casos en nuestro beisbol sigue siendo muy bajo, pero este año ha sido más el mitote porque han salido nombre de peloteros de alguna manera de renombre. Antes fue Jerry Owens, campeón bateador de la LMP; Wes Bankston, conocido por jugar con los Mayos de Navojoa; y ahora el bien conocido Cabrera.

Sirve esto para cuestionar los controles en la pelota invernal y algunos, pecando de aventurado (por no decir mala fe), hasta se animan a decir que en la Liga Mexicana del Pacífico no se hacen exámenes.

Se entienden las razones por las que falten a la verdad y no quieran decir lo contrario. Lo primero vende (y se cobra), lo segundo suena a "dar coba".

Los protocolos que se aplican en LMP son diferentes porque no están regulados por MLB. En la temporada 2013-2014 se aplicaron exámenes aleatorios, no anunciados, a los 8 clubes abarcando a más del 10 del por ciento de los jugadores y las incidencias (positivos) fueron cercanas al 1 por ciento.

Por cierto, dos peloteros que salieron positivos en la LMP están jugando en la LMB este año. Sus clubes de verano enterados quedaron.

Abundaremos.