Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Texas, oportunidad para México

La semana pasada, llevé a cabo una gira de trabajo a San Antonio, Texas, invitado por la Asociación de Empresarios de México, una importante organización empresarial con sede en dicha ciudad. La gira tuvo por objeto fortalecer la presencia de México en Texas, así como promover los servicios financieros y los productos de Bancomext ante el empresariado local.

Texas es el estado más grande de Estados Unidos continental y, si se considerara como un país, sería la treceava economía más grande del mundo, con 1.4 miles de millones de dólares, prácticamente del mismo tamaño del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano.

La Oficina del Controlador de Cuentas Públicas de Texas estima que el PIB del Estado crecerá a una tasa anual promedio de 3.3% hasta 2041, alcanzando los 3 mil millones de dólares en ese año.

De igual forma, Texas es el estado de Estados Unidos líder en creación de puestos de trabajo por cuarto año consecutivo, al haber creado, en 2013, 252,400 empleos.

Por ello, Texas es un socio clave en la expansión internacional comercial de México. Las exportaciones tejanas representan 17.7% de las exportaciones de EU, con un valor de 279 mil millones en 2013. En dicho año, el valor de las exportaciones de Texas a México alcanzó 100.9 mil millones, un poco más del 35% del total de las exportaciones de EU.

Por otra parte, las exportaciones mexicanas a Texas en 2013 alcanzaron un valor de 94.6 mil millones, 30% del total de las importaciones del Estado, que incluyeron petróleo crudo, celulares, betún de petróleo y minerales, así como procesadores de computadoras y televisiones de pantalla plana.

Pero aún existe un potencial enorme de oportunidades de cooperación entre México y Texas, lo cual redundará en más comercio, crecimiento económico y empleos.

Estas oportunidades existen en una gran variedad de sectores, tales como energía, aeroespacial, refinación de petróleo y biotecnología.

La más reciente Encuesta de los Dueños de Negocios revela que en 2007 había 447 mil empresas propiedad de hispanos en Texas y más de 356 mil empresas propiedad de mexicanos. El compartir un idioma y una cultura es un factor de integración indudable que debería facilitar la relación comercial y la integración entre empresarios mexicanos e hispanos.

Más de un millón de personas cruzan diariamente de manera legal la frontera entre México y EU. Por ello, es importante valorizar cada vez más el enorme potencial económico de la frontera entre ambos países.

Asimismo, los mexicanos que viven en EU mantienen fuertes lazos económicos y culturales con su lugar de origen. La frontera representa así una realidad económica y social que debemos entender a efecto de maximizar su potencial.

Por otra parte, hoy en día, la región de Norteamérica tiene perspectivas muy positivas, tanto por la proporción de su población en edad de trabajar, como por los nuevos descubrimientos energéticos que hacen a esta región muy competitiva con respecto a otros países.

El tema energético es sólo una muestra de la oportunidad única que se nos presenta para reindustrializar la región y volverla más competitiva.

Por ejemplo, el 50% de la población de México es menor de 29 años y EU, México y Canadá pueden convertir a este bono demográfico y energético en ahorro, inversión, crecimiento económico y generación de empleo.

Como integrantes de una región, y en vez de competir entre nosotros, tenemos que integrar nuestros procesos de producción para juntos enfrentar al resto del mundo. La combinación del bajo costo de la energía con una mano de obra competitiva y calificada, nos posicionará como una de las regiones más competitivas y productivas del orbe.

[email protected]