Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Tiempo de idiotas

ITINERARIO POLÍTICO

Si hacemos caso a los llamados "líderes" de las izquierdas mexicanas —como Andrés Manuel López Obrador y los senadores Miguel Barbosa y Dolores Padierna, entre muchos otros—, a partir de hoy en México viviremos el tiempo de los idiotas. ¿Por qué?

Porque hoy arranca la justa Brasil 2014 y porque desde hoy y hasta la final, prevista para el 13 de julio, los mexicanos estaremos sometidos al estupor de la droga llamada futbol, alucinógeno que acompañado de la televisión desatará no sólo un consumismo depredador sino que atontará las conciencias, el nacionalismo y adormecerá anticuerpos sociales básicos como la indignación, el asombro y la capacidad crítica a los feos abusos de los poderosos; poderes que aprovecharán el tiempo de idiotas para servir con la cuchara grande las leyes de telecomunicaciones y energética.

Pero también a partir de hoy quedará exhibida la perversidad del PRI de Enrique Peña Nieto, quien sin duda es culpable de esa perversión en el tiempo, al hacer coincidir desde 2007 —hace siete años—, las sedes y fechas del mundial Brasil 2014, con la discusión de las leyes secundarias en energías y telecomunicaciones.

Y a causa de la droga llamada futbol los ciudadanos mexicanos tampoco tendremos plenas nuestras capacidades para cuestionar la perversidad del senador del PRI, David Penchina —presidente de la Comisión de Energía—, quien primero dijo que el debate sobre el futbol y las reformas energética y de telecomunicaciones era un debate de idiotas y luego, conspirador como suele ser, hizo coincidir el debate de una de esas leyes con los juegos del mundial. Idiotas como estaremos a partir de hoy, los ciudadanos no podremos cuestionar esa muestra contundente de perversidad política.

Y si aún se duda sobre los malévolos intereses del gobierno de Enrique Peña Nieto —de utilizar el mundial Brasil 2014 como coartada para engañar a los ciudadanos durante la aprobación de las reformas energética y de telecomunicaciones—, el propio mandatario mexicano anunció en su reciente gira por Europa que esas dos leyes estarían listas antes de que terminara el mes de julio.

Durante todo el mundial los ciudadanos estaremos dopados por el deporte de las patadas y no tendremos la capacidad de formular preguntas fundamentales, como la siguiente. ¿Quién diablos es Enrique Peña Nieto para dictar línea, horario y fecha en el calendario para aprobar las dos grandes reformas pendientes, al plural, independiente y siempre democrático y congruente Congreso de la Unión?

La anterior sería la mejor evidencia de que los perversos poderes del Estado mexicano se habrían amafiado con los poderes globales del futbol —la FIFA—, para engañar a la idiotizada opinión pública mexicana; a los ciudadanos que son incapaces de sacudirse la modorra que les provoca la euforia futbolera; que son sometidos a una terapia estupidizante por el juego, el espectáculo y el negocio del futbol.

Pero antes de que arranque el mundial Brasil 2014 —y que los mexicanos todos seamos transformados en una sociedad de idiotas—, vale aclarar algunas minucias de poco o nulo interés para la colectividad. ¿Cuáles minucias?

Por ejemplo. ¿Saben los ciudadanos quién está detrás de la ocurrencia engañabobos de que gracias al futbol y a la televisión, los mexicanos estaremos idiotas durante el mundial, y que ese tiempo será aprovechado por el perverso gobierno para aprobar reformas de telecomunicaciones y energética?

La respuesta la saben todos. Detrás de ese cuento están el activista y productor de telenovelas, Epigmenio Ibarra —motejado en el medio de "la artisteada" como "el rabanito"—, la periodista que inventa noticias fantásticas, en una frecuencia de MVS, el diario oficial de la izquierda radical que jornada a jornada se empeña en mostrar que vive fuera de la realidad y, claro, los señores legisladores del PRD, en especial el ala radical de los amarillos —como la senadora Padierna—, y uno que otro moreno. ¿No es simpática la combinación?

Más que lo simpático de la impensable mezcla, lo verdaderamente curioso es que a todos o casi todos los arriba citados son patrocinados o socios del hombre más rico del mundo, de Carlos Slim, el mismo que es dueño de importantes equipos de futbol, de televisión por cable y en línea.

¿No será conflicto de intereses la guerra desatada contra las reformas energética y de telecomunicaciones y sus negocios, socios y empresas? Pregunta previa a la etapa de idiotas. Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx