Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Todo falla

GUASAVE

Las acciones y programas preventivos en asuntos de delincuencia que a los gobiernos locales, el actual incluido, les corresponde establecer de forma eficiente, organizada, pero sobre todo con mayores resultados, no son las únicas que adolecen de serias y muy graves fallas en lo que hasta hoy se ha visto es un disfuncional sistema global de seguridad pública.

Mientras, la sociedad se percibe cada vez más angustiada e indefensa, producto desde luego, repetimos, de la agresiva escalada hamponil que parece no tener freno.

Es evidente que los procedimientos de prevención al delito son muy rudimentarios. De hecho no hay técnicas profesionales en los esquemas y se carece igual de personal suficientemente capacitado, factores a los que se le suman actos de omisión, cuando no de corrupción que hacen que la Policía Municipal dé "bandazos" en su delicada tarea.

Entonces, analizada la situación desde esa perspectiva es obvio que dicho rubro está viciado de origen, pero también habría que agregar que las mismas deficiencias presenta el siguiente nivel de la estructura de seguridad, referente a la investigación y persecución del delito que toca al Ministerio Público y Policía Ministerial, dando paso a los fracasos en la aplicación de la justicia, que son el común denominador en el universo del aparato policial del estado de Sinaloa.

Por lo que a Guasave se refiere y consta, en la prevención de hechos delictuosos y la investigación y persecución, desde hace varios trienios, los responsables han ido de tropiezo en tropiezo y aunque no hay a la mano estadísticas exactas sobre los indicativos de impunidad, sin exagerar del total de delitos, el 90 por ciento, si no es que un poco más, no se esclarecen, menos capturan a los autores.

Hablar de un porcentaje de esa proporción de ilícitos no castigados constituye el irrefutable hecho de que un pavoroso número de hampones de toda laya están libres y que por lo tanto son un peligro latente para la sociedad, pero además exhibe en toda su crudeza la impotencia de los sistemas de seguridad para cumplir eficazmente con su cometido.

No es suficiente para tranquilizar a la sociedad los pregones y discursos oficiales, como el de que ahora sí va a haber justicia y castigo en el caso de la luchadora social asesinada o por decir, el arresto de dos o tres mozalbetes que asaltaron a una dama.

En tanto esa gente se encuentre libre, como se encuentra la mayoría de los delincuentes que han sentado sus reales a lo largo y ancho de la entidad, nadie puede dormir tranquilo, porque saber quien lo hizo no resuelve nada, como tampoco representa un alivio saber que hay muchos policías y vehículos patrullando, si ello no concluye con la efectividad en la prevención, investigación o persecución de los malhechores.

Que quedan cuatro.- Ayer se instaló el nuevo consejo político municipal del PRI, a cuyos nuevos miembros se les tomará la protesta. El siguiente paso de ese órgano será definir el procedimiento para elegir al o la sucesora de Diana Armenta.

Según los enterados en la recta final por la dirigencia del tricolor pueblerino, quedarían cuatro priistas, cuarteta de la que presuntamente saldría el agraciado.

A saber y empujados por los variopintos grupos o corrientes internas del otrora partidazo político, la presidencia del Comité local podría quedar en manos de Feliciano Valle, Víctor Espinoza, Carlos Chávez y José Menchaca.

Antes sin embargo el ambiente se tensará al máximo, producto de los jaloneos que derivarán de la lucha por el PRI.