Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Todo se derrumbó

GUASAVE
Avatar del

Por: Moisés García

Guasave.- 20 años de mantener un acuerdo extralegal en la aplicación de las tarifas del transporte urbano de Guasave para estudiantes -único en el estado- se vino abajo al exigir la Dirección de Vialidad y Transporte, su homologación a la ley vigente.

Es decir, queda sin efecto el cobro de $4.50 para estudiantes de educación básica, quienes tendrán que cubrir 7.00 pesos como cualquier usuario, en tanto los de mayor población, que son los de prepa y universidad, pagarán 3.50.

La regularización tarifaria en Guasave para sujetarla al costo que tiene para esos sectores estudiantiles en el resto de la entidad, aunque ni siquiera se insinuó, fue a fin de terminar con un presunto "enjuague" que se fraguó en 1994 entre concesionarios y un grupo de particulares.

Y es que el cuento de que el peso de más que pagaban los alumnos del nivel medio básico y universitario, permitía subsidiar a los de kínder, primaria y secundaria, finalmente redituaba pecuniariamente a favor de los camioneros y de quien promovía el acuerdo con sociedades de padres de familia sobre el que fincaban su firma, al margen de la ley.

Se llegó a la conclusión que una minoría de la población de nivel básico es quien utiliza el servicio de transporte público para trasladarse a sus planteles, partiendo del hecho que no lo necesitan, gracias a la sectorización que establece la SEPyC para la inscripción de los alumnos.

En esas condiciones el peso que concesionarios recaudaban por el aumento al subsidio para preparatorianos y universitarios, que en lugar de pagar 3.50 desembolsaban 4.50, supuestamente para financiar a los escolapios de kínder, -por el número de alumnos que lo recibían-, no era aplicado en su totalidad, obteniendo ganancias extraordinarias que se repartían entre los hacedores del convenio extralegal.

Resumiendo, todo se derrumbó para quienes al amparo de un supuesto acto filantrópico en beneficio de los estudiantes guasavenses ya no habrá de piña colada.

Por cierto.- El gobernador Mario López y su director de Vialidad y Transporte, el guasavense Domingo Ramírez, se le están parando en los dedos gordos a los concesionarios del servicio urbano y advierten que si no se someten a las decisiones de ley van a liberar al mejor postor los permisos para que entren nuevos iniciativos privados y a lo mejor hasta políticos al negocio.

Acostumbrados, dicen, a hacer su santa voluntad, los urbaneros se niegan a sujetarse a las nuevas tarifas, principalmente en Culiacán, donde el servicio es indispensable para el grueso de la población que lo usa.

Por lo pronto ya les mandaron un avisito, con la metida en orden que les dieron en Guasave a los dueños de los camiones urbanos que si bien por un lado respetaban las tarifas, por otro se las arreglaban para aumentar sus ingresos, verbigracia el convenio que establecían para los escolapios.

Interesante lo que dice el dirigente del PRI, Víctor Espinoza, referente a que el relevo en la CNOP no es todavía "cosa juzgada" y que se percibe como una reacción al abierto proyecto de José Menchaca López de suceder a Carlos Ordorica.

Ciertamente pudiera no estar decidido el asunto, pero lo anterior no implica que finalmente por muchas circunstancias que rodean el caso de la sucesión cenopista no vaya a definirse por el rumbo que algunos observadores predicen, digo, porque ya sabe usted cómo se manejan en el PRI.