Opinión

Todos los caminos llevan al basurero

Por: Carlos Marín

Es muy relevante la captura de Erick La Rana Uriel, lograda por la PF, ya que es el sujeto que sus compinches de Guerreros Unidos mencionan entre los más cercanos a Felipe Rodríguez Salgado, El  Cepillo, quien habría ordenado el asesinato y quema de Los 43 de Ayotzinapa en el basurero de Cocula.

Otro de la banda, Miguel Ángel Landa Bahena, El Chequel, declaró que La Rana iba a bordo de una estaquitas blanca mientras los demás “cuidaban” los paquetes, como llamaban a los normalistas entregados a El Cepillo por los policías municipales.

La Rana, declaró Jonathan El Jona Osorio, fue de los que mataron a los muchachos (”como 40”, calculó).

Días después, en casa de El Jona, El Cepillo les dijo que, de los paquetes cuyos restos fueron arrojados al río San Juan, “no todos” eran Rojos (la pandilla rival), y que muchos eran estudiantes.

La detención de La Rana (por quien se ofrecía recompensa de un millón 500 mil pesos) consolida la hipótesis de la “verdad histórica” (enero de 2015) de Jesús Murillo Karam, misma que nadie ha podido rebatir con argumentos confiables.