Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Trabajo: Tabú sagrado del siglo 21 (2)

COMALLI

Ante la voracidad de unos cuantos, la "sociedad civil", incluidos los partidos políticos y las instituciones en donde se genera el conocimiento, ha sido incapaz de ponerles freno. En los escasos espacios en donde algunos "privilegiados" pueden ser "usados", la explotación ha evolucionado de la enajenación a la sobreexplotación basada en la rentabilidad y la competencia, que no es más que un remedo de la competitividad humana. La explotación raya en la barbaridad cuando se trata de inmigrantes nacionales o extranjeros, desprovistos de derechos, y de todos los que son despedidos o sometidos a trabajos por horas, cuya precariedad les impide formular la más mínima reivindicación; "en los países llamados emergentes, aún reina la esclavitud industrial", Morin-2011. ¿Hasta dónde llegarán las cosas? Por qué seguir utilizando conceptos como trabajo y desempleo, cuyo significado ha sido violado al despojarlos de su sentido verdadero. La sociedad es víctima de su propia lógica economicista (darwiniana), cuyos resultados "inconcebibles" le van quedando cortos a los fenómenos naturales que no respetan a nadie, y que nadie puede resistir. Los gestores del fenómeno, de manera mezquina, se niegan a reconocer la desaparición del trabajo y no reconocen la perversidad de los resultados. Al contrario, se hace, hacemos, todo lo posible por convencernos, autoflagelarnos, idolatrando el tabú sagrado del siglo 21: El trabajo. Lo único que nos queda es la "vergüenza" por nuestra "incapacidad" de no tenerlo. Disimulado bajo la forma perversa de empleo, el trabajo nos ahoga en sus propias aguas. Quizás para esconder la vergüenza, como miembros de una secta, nos aventamos al pozo. Nadie dice nada para poner en tela de juicio su realidad, y menos aún su necesidad. Escuchamos por todos los medios las promesas, cuya ineficacia conocemos de antemano. Detrás de las supercherías, bajo los subterfugios oficializados, "aparece el sufrimiento humano, real y grabado en el tiempo, en ese que trama la verdadera historia siempre oculta…que nos permite vislumbrar cantidades ínfimas de puestos de trabajo…en comparación con los millones de individuos excluidos del trabajo asalariado", Forrester-2012, temblando ante la perspectiva de no seguir siendo "explotables".

[email protected]