Opinión

Tragedia nacional

SINALOA

Por  Opinión Estatal

En México, las actividades criminales que terminan en homicidios dolosos están costándole al país generaciones de jóvenes, que al estar o no involucrados en actividades ilícitas, terminan o en la cárcel o muertos.

Lo recordamos por el hallazgo, el día de ayer, de dos jovencitos, asesinados en el municipio de Mocorito.

Pero días antes esto sucedió en Culiacán; ha ocurrido también en Mazatlán, y seguramente también en la mayoría de los municipios del estado.

Es, sin embargo, un problema nacional. El más visible de todos quizá es el de los jóvenes de Ayotzinapa, cuya desaparición apunta a que policías municipales los entregaron a un grupo del crimen organizado, quien al parecer los habría confundido con gente de un grupo rival.

El destino de estos 43 jóvenes, una de las heridas y vergüenzas internacionales más grandes de México, no está resuelto al cien por ciento, y quién sabe si algún día se llegue a esa anhelada “verdad histórica”.

Lo cierto es que no son solo 43, sino miles de mexicanos y mexicanas jóvenes, en plena edad productiva y con toda una vida por delante, que están siendo asesinados.

Entre 2007 y 2018 fueron víctimas de homicidio 59 mil 779 jóvenes entre 15 y 24 años de edad. Lamentablemente, Sinaloa ha sido foco rojo de este tipo de crímenes en el país, y no parece haber estrategia que le ponga un freno a esta verdadera tragedia nacional.