Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Trágico parteaguas

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Desgraciadamente tuvo que fallecer casi medio centenar de niños en el incendio de la Guardería ABC de Hermosillo, hace ya cinco años, para que las autoridades y organismos de Protección Civil en el país asumieran una actitud más seria y rigurosa en la inspección de estos espacios, sin duda, una desgarradora tragedia que ha significado un parteaguas en la adopción de mejores y más eficientes estrategias de seguridad al interior de las estancias infantiles.

Es innegable que hoy en día la mayoría de las guarderías en la entidad cumplen con las medidas de seguridad más elementales que exigen los reglamentos de Protección Civil para salvaguardar la integridad de miles de niños que, tan sólo en Sinaloa, utilizan estos espacios como su segundo hogar.

Sería muy lamentable y hasta meritorio del peor de los castigos si tanto directivos como funcionarios y autoridades preventivas no fueran más rigurosos y severos ante los incumplimientos, pues en el estado operan al menos 527 estancias que, según el director de Protección Civil, Ismael Checa Landeros, el 90 por ciento cumplen con la normatividad.

Ciertamente continúan activos varios espacios infantiles, la mayoría auspiciados por la Sedesol federal, que ante la 'vista gorda' de las autoridades tienen ya varios años funcionando en lugares reducidos y con un cumplimiento 'a medias' en las medidas de seguridad, pues no deben operar en casas habitación, pero lo siguen haciendo, muchos sin salidas de emergencia, sin puertas, ventanales ni cristales seguros, con la mínima capacitación para saber cómo actuar en momentos de contingencia por incendio o sismo.

Habría que decir también que muchas, la mayoría afirman las autoridades, son muy cumplidos en lo que a tarea preventiva y de seguridad de los bebés y niños se refiere, estancias que periódicamente realizan sus simulacros e involucran en esta tarea a los padres de familia; que cuentan con instalaciones impecables, bien equipadas con equipo de reacción ante contingencias y que se preocupan realmente por su población.

Ojalá todos fueran cumplidos y que las autoridades ejerzan una poca más de presión para evitar futuras tragedias.