Selecciona tu región
Opinión

Traición pa’ ella

COYUNTURA JOVEN

Por Esteban Quintero González

-

Uno de los eslóganes de campaña de Rubén Rocha Moya fue el de traer la cuarta transformación a Sinaloa; no obstante, la invasión morenista se dio desde las elecciones del 2018, teniendo este grupo parlamentario una aplastante mayoría en la LXIII legislatura local, además, ocupa desde entonces 7 de las 18 alcaldías en el estado.

Hasta este punto pareciera que la presencia de Morena y aliados se limitaba únicamente al ámbito legislativo y algunos municipios, quedando aislado el gobernador Quirino Ordaz y presentándose como un gobernador de oposición.

Sin embargo, después de las declaraciones de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) donde propone a Quirino Ordaz como embajador de México en España, podemos suponer que al final del día no fue un “gobernador de oposición”, como a muchos nos hubiera gustado creer. ¿Es este nombramiento un pago por “lealtad”?

Siendo sinceros, en muchas ocasiones se dejó ver “la buena relación” entre el gobernador y el presidente, prueba de ello son las múltiples visitas de AMLO al estado, la permanencia en la Conago después del cisma causado en el 2020, entre otras acciones.

Es cierto que el ser oposición no significa objetar cada una de las políticas del gobierno en el poder, pero jamás vimos una crítica como las presentadas por otros gobernadores opositores (Jalisco, Chihuahua, etc.); en cambio, fueron muchas las refrendas.

Mi crítica ante esta designación va encaminada a las formas, que en la política nos dicen mucho; entiendo a los priistas que de cierto modo se sienten traicionados, en este sentido será interesante la postura de los senadores del PRI una vez que sea presentado ante la cámara para su ratificación.

Por otro lado, una designación de este calibre no deja de ser una gran distinción, ser el máximo representante de México en un país con el cual se tiene un pasado en común, amplias relaciones diplomáticas, comerciales y culturales es un gran honor. 

La semana pasada se discutió en la Cámara de Diputados la nueva Ley Orgánica de la Armada de México, fue aprobada en lo general y en lo particular, no siendo aceptada ninguna de las reservas presentadas por la oposición, turnándose de forma íntegra, tal cual llegó del Senado, al ejecutivo para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Lo interesante de esta sesión de San Lázaro fue el hecho que 66 de los diputados de la bancada priista dieran su voto a favor de esta iniciativa. Con esta aprobación se da un paso más en la militarización del país, dejando tareas de seguridad pública en manos de las fuerzas armadas, un hecho que en su momento fue ampliamente criticado a gobiernos panistas y priistas, especialmente el de Felipe Calderón ¿Incongruencia? Quizás, pero para alivio de los diputados que votaron a favor está el mantra obradorista “Es de sabios cambiar de opinión”.

Realmente espero que esto haya sido un hecho aislado y que el bloque opositor se mantenga, siendo un contrapeso real de poderes, vaya que lo necesitamos.

Leer más: Se va secretario de Pesca del Gobierno del Estado sin dar respuesta a pecadores

Me despido, sin olvidar los festejos de la independencia nacional. Más allá de las celebraciones a realizar y los actos protocolarios, creo que es un buen momento para hacer un análisis de lo que ha pasado en los dos siglos de nación independiente, más de doscientos años marcados por una gran cantidad de conflictos internos, de los cuales debemos tomar conciencia y formar un criterio objetivo. Retomo la frase atribuida a Napoleón Bonaparte: “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. ¡VIVA MÉXICO!

Síguenos en