Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Tres años de impunidad

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN
Avatar del

Por: Redacción

Han transcurrido tres años del asesinato del periodista Humberto Millán Salazar, tres años en el que las autoridades encargadas de la procuración de justicia, primeramente estatal, y luego federal, han simulado que investigan el crimen, porque no puede haber ninguna justificación para que a más de mil días del homicidio, no se tengan elementos claros que permitan esclarecer el caso.

El gremio periodístico sigue en espera de justicia, y lamenta que tanto la Procuraduría General de Justicia del Estado y la PGR mantengan en la "oscuridad" y sin dar ningún avance sobre este asesinato.

Desde hace más de un año, la Fiscalía Especializada en Agresiones a Periodistas, de la Procuraduría General de la República, atrajo el caso y ha continuado con las investigaciones, pero la medida fue contraproducente y desde hace muchos meses, los familiares de Millán no han sido informado de los avances del caso.

Con esto, el Gobierno del Estado se ha quitado la responsabilidad por este crimen; ya no informan de nada y sólo justifican que la información se encuentra en poder de la PGR, lo que fue una buena estrategia para salir del problema.

Tal parece que los compromisos hechos por el gobernador Mario López Valdez, de esclarecer el homicidio y castigar a los responsables, ya quedaron en el olvido del procurador Marco Antonio Higuera y del resto del personal de la PGJE, porque pasan los años y los resultados simplemente no llegan, y la familia de la víctima sigue en la zozobra.

Pero el recuerdo del periodista Humberto Millán se mantiene fresco en la memoria de sus familiares, amigos y reporteros. Hoy se celebrará una misa por el tercer aniversario luctuoso en Catedral, para pedir por el eterno descanso del comunicador.

Se espera que este domingo o lunes, alguna de las autoridades, ya sea PGJE o PGR, den algo de información, y aunque la esperanza de justicia no ha muerto, el desánimo en el gremio periodístico se mantiene. O ¿será necesario que los medios de comunicación se vuelvan a unir para presionar a las autoridades?