Opinión

Tres expresidentes a juicio

OJO INDISCRETO

Por  Tomás Chávez

Tres expresidentes a juicio(Imagen ilustrativa/ Pixabay)

Tres expresidentes a juicio | Imagen ilustrativa/ Pixabay

Después del escándalo político y de corrupción del siglo que está brotando con las confesiones del exdirector de Pemex Emilio Lozoya, trasciende que son tres los expresidentes: Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Carlos Salinas de Gortari, que corren el riesgo de ser juzgados e ir a prisión, incluso dos de ellos pronto serán llamados a declarar por la Fiscalía General de la República y podría convertirse en el “juicio del siglo”.

Por lo pronto, el mismo Emilio Lozoya ya presentó denuncias penales contra Enrique Peña Nieto y el exsecretario de Hacienda Luis Videgaray, por haberlo obligado, según él, a recibir más de 100 millones de pesos en sobornos de la empresa brasileña Odebrecht los cuales usaron para pagar a asesores extranjeros en la campaña presidencial priista del 2012. También por el reparto de más de 400 millones de pesos para repartirlos en “moches” a senadores y diputados federales para aprobar la reforma energética y después las denominadas reformas estructurales.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

A Felipe Calderón lo acusan de ser el que trajo a México a la empresa Odebrecht y empezó las negociaciones, desde que era secretario de Energía con el expresidente Vicente Fox, y después como presidente llevó al dueño Marcelo a una sesión de consejo en Los Pinos. Negociaron la construcción de la planta Etileno XXI, con crédito de la banca de desarrollo mexicana y firmaron un contrato lesivo para Pemex mediante el cual le abastecen de gas con 30 por ciento de descuento.

A Salinas lo consideran “el que mece la cuna” tras bambalinas, al que ponía y quitaba presidentes, en especial durante el sexenio de Peña Nieto, en que mandaba a su hijo Emiliano a Pemex, con Emilio Lozoya, a negociar contratos y concesiones petroleras para sus familiares y empresarios aliados.

Constitucionalmente los expresidentes gozan de fuero; sin embargo, los delitos graves de corrupción, “lavado de dinero”, delincuencia organizada y daños a la nación de los que son acusados se cometieron cuando algunos de ellos aún no eran presidentes, como son los casos de Calderón y Peña Nieto, y de Salinas cuando ya había salido de la presidencia, por lo que todavía pueden proceder, aunque lo que alegan es que los delitos electorales ya prescribieron. O sea que sí son delincuentes, pero ya no podrían ser juzgados.

Desde la fiscalía les están poniendo la etiqueta de cárteles criminales en el gobierno y como cómplices y ejecutores se considera a Luis Videgaray, a todos los diputados y senadores que recibieron sobornos para aprobar la reforma energética. Apenas asoma la punta de la madeja de un megaescándalo que puede marcar la historia del país.

Popurrí. El decomiso de armas de grueso calibre, entre ellas un lanzacohetes que hizo la Guardia Nacional en Agua Caliente, en el norte de Sinaloa, demuestra los poderosos arsenales que se encuentran en poder de la delincuencia organizada, de los cárteles de las drogas y que les proporcionan impunidad contra las corporaciones policiacas locales y que les permiten establecer sus propios territorios casi inexpugnables. 

 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo