Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Ultraje al sistema federalista mexicano

SUSTANCIA SIN RETÓRICA

Derivado de la última reforma político-electoral, hecha a diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, publicada en el Diario Oficial de la Federación, el sistema federalista mexicano fue seriamente ultrajado por el Constituyente Permanente, y constituye una afrenta al pueblo de México y a su propia historia, incluidas las legislaturas y los órgano electorales de los estados.

Ello es producto del famoso 'Pacto por México', cuya reforma electoral en particular, constituyó la 'moneda de cambio' por las otras diversas reformas, de las llamadas estructurales, como son la energética y la hacendaria.

En lo que va del actual régimen de gobierno, encabezado por Enrique Peña Nieto, han sido modificados un total de 62 artículos de nuestra Carta Magna, que representa el 45.5% del total del citado ordenamiento supremo del país. Un poco más de la mitad de todo el sexenio que le precedió de manera inmediata, pero que son casi 7 regímenes presidenciales. Menos mal que teóricamente a la nuestra se le concibe como una constitución rígida, que implica un número superior que una mayoría simple para su reformabilidad, es decir, ocupa una mayoría calificada de los integrantes del Congreso de la Unión, como son los diputados y senadores, aparte de la mayoría de los congresos locales.

El conjunto de reformas hechas durante el actual sexenio, se ha caracterizado por una forma centralista, especialmente la referida a la materia político-electoral. Ello es así, puesto que los procesos electorales serán operados directamente por el Instituto Nacional Electoral (IN), ya que podrán ser atraídos por acuerdo de su Consejo General.

Además, por el voto de 8 consejeros de dicho órgano superior del INE, tiene la facultad de nombrar a los integrantes de los órganos locales electorales, dejando por fuera a las legislaturas estatales. Estas también quedan por fuera respecto a la designación de los magistrados de los órganos jurisdiccionales locales, en cuyo caso será hecha por el Senado de la República.

De ahí que formulamos la siguiente pregunta: ¿dónde queda el papel de las legislaturas locales en cuanto a facultad de nombramiento se refiere respecto a los órganos electorales estatales, incluidos los jurisdiccionales de las propias entidades federativas?

Quedan colocados como un cero a la izquierda, es decir, sin facultad alguna cuando menos en materia electoral. Así que el sistema federalista en esa materia fue ultrajado con la última reforma constitucional, en la que participaron como parte del Constituyente Permanente las propias legislaturas locales.

Así que tanto senadores de la República y diputados federales al Congreso de la Unión, como los diputados locales son los responsables de ese ultraje a nuestro sistema federalista. Menos mal que los primeros, teóricamente, son los custodios naturales de dicho sistema, es decir, los senadores de la República.

[email protected]