Opinión

Un aviso de advertencia

Por  ROMPEOLAS .

Un aviso de advertencia.  Cada lluvia es en Mazatlán un recordatorio patente de la postergada necesidad de mejorar los sistemas de desagüe pluvial antes de que una verdadera emergencia cobre una cara cuota de vidas humanas. Las administraciones municipales y estatales pasan sin que haya un avance en el histórico problema de inundaciones que padece un amplio sector de la ciudad. Los habitantes de colonias como López Mateos,  de fraccionamientos como El Toreo, Tellerías, Flamingos, y los residentes de zonas turísticas como el centro histórico y la zona dorada, tiemblan apenas ven nublado el cielo. Y es que la menor de las lluvias logra anegar las calles y en los últimos años han generado pérdidas materiales al rebasar los niveles e ingresar a las casas. Lo pero es que el problema se ha agravado. Antes se requería de una fuerte lluvia para que el agua convirtiera las calles en lagos. Ahora la menor de las precipitaciones hacen intransitables las calles y las avenidas. El Ayuntamiento que preside el alcalde morenista, Luis Guillermo Benítez Torres, presumió por meses los trabajos preventivos que realizaban para evitar inundaciones. Pues bien, las lluvias del sábado y madrugada del domingo dejaron en evidencia de que algo no está funcionando, y esto se debe de resolver antes de que otra lluvia fuerte genere, ahora sí, una verdadera emergencia. 

Situación vulnerable. Donde las lluvias también dejaron en evidencia la alta vulnerabilidad de la infraestructura de servicio fue en Rosario y Escuinapa. En ambos municipios del sur del estado, un corte de energía fue suficiente para dejar sin servicio de agua potable y energía eléctrica a la ciudadanía. El personal de la CFE se abocó inmediatamente a resolver el problema provocado por las descargas eléctricas que trajeron las lluvias. Pero aún ayer por la noche había asentamientos que no contaban con un servicio de agua potable 100 por ciento restablecido. ¿Se imagina lo que les esperan a los ciudadanos el resto de la temporada de lluvias?

Brillaron por su ausencia.  La presidenta del Consejo Nacional de Morena, Bertha Luján, estuvo ayer en Culiacán y Mazatlán, donde varios diputados de su partido le manifestaron su apoyo. Entre los que no acudieron estuvieron Fernando Mascareño y Flor Miranda, quienes votaron en contra del matrimonio igualitario. Había muchos que deseaban que estuvieran ahí, sobre todo cuando Luján dijo que los legisladores que no votaron a favor del matrimonio igualitario están en riesgo de ser expulsados del partido. Esto sería muy trágico para estos diputados, porque sobre todo Flor Miranda se ha encargado en su corto periodo como legisladora de estar echando pleito con muchos de sus compañeros, sobre todo de otros partidos, por lo que si Morena le da la espalda su carrera política, no pintaría. Respecto a Fernando Mascareño, son muchos los sindicalizados del STASE y los priistas que no lo quieren, por lo que también le sería difícil volver a estar en las boletas de otras elecciones. 

Sigue la molestia. Ante la falta de respuesta que tuvieron de las autoridades de Conagua, municipales, estatales y del propio Desarrollo Urbano Tres Ríos, los vecinos de las colonias Juntas del Humaya y Flores Magón no se darán por vencidos y continuarán con la lucha para que no les desvíen el río hacia sus sectores. Esto porque autoridades de Conagua les han dicho a los afectados que el proyecto que realiza el Desarrollo Urbano Tres Ríos en el cauce del río no está bien definido, pero, cuando están frente a directivos de este organismo, dicen lo contrario; como se dice: doblan las manitas. Los inconformes están decididos a plantarse frente a las máquinas que trabajan cerca de la presa derivadora y no permitir que trabajen hasta que les den una respuesta que los convenza. De ser necesario, realizarán plantones en los eventos a los que acuda el gobernador Quirino Ordaz Coppel con la finalidad de defender su patrimonio y el de sus familias.