Opinión

Un gran personaje de la Navidad

Por: José Martínez Colín

Para saber. Un personaje importante de la Navidad, y que no siempre se le considera suficiente, fue San José. El Papa Francisco explicó que San José se hizo cargo de una paternidad que provenía del Padre, y ayudó, como nadie, a sostener a María y al Niño, ayudó a crecer al Niño, enseñarle un oficio y llevarlo a la madurez como hombre. San José supo escuchar la voz de Dios y luego cumplirla fielmente.    

Para pensar. Santa Teresa de Jesús fue una gran devota del Santo Patriarca y recomendaba acudir a su intercesión ante el Señor. En una ocasión padeció una grave y dolorosa enfermedad, sin que ningún médico la sanara. Entonces se encomendó a San José, quien la curó. Cuenta la santa de Ávila, que yendo a fundar un monasterio, atravesó en carreta una sierra. Acompañada de otras monjas, estaban nerviosas porque ya era noche y los carreteros andaban perdidos. La santa les pidió que rezaran a San José. Y así lo hicieron. En eso escucharon una voz varonil que venía de un barranco: “¡Deténganse!, si siguen se van a desbarrancar”. Se detuvieron y notaron que a pocos pasos estaba un barranco al que hubieran caído.

Para vivir. El Papa Francisco nos invita a imitar a San José que afrontó las dificultades con entereza, sabiendo que estaba sirviendo al plan de Dios: “José oyó la voz de Dios: ‘Levántate, hazte cargo de la situación’. Y José no fue a consolarse con sus amigos, ni al psiquiatra para que interpretara el sueño… No. Creyó. Y fue adelante. Tomó en sus manos la situación”, explicó el Papa. San José fue un hombre obediente y humilde gracias a su gran fe. En esta Navidad acudamos a su ejemplo e intercesión. para crecer en fe y humildad y así colaborar en el plan de salvación divino, como el Santo Patriarca.