Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un homenaje muy sincero

FINTA Y... ¡GOL!

Cuando un reconocimiento se hace con toda la sinceridad de quienes los organizan, no interesa en lo más mínimo si es lujoso o humilde, porque al final de cuentas lo disfruta con la misma emoción quien lo recibe.

La alusión la hacemos por el sencillo pero significativo homenaje que los hermanos Valenzuela Rodríguez, quienes además son patrocinadores e integrantes del equipo Materiales La Ceiba, le organizaron en días pasados a Héctor "Cuate" Carvajal, una de las leyendas vivientes del futbol de aficionados de Culiacán.

Tenemos muchos años de conocer al "Cuate" Carvajal, ya sea dentro de una cancha y fuera de ella. Siempre ha sido un tipo de carácter duro, quizá no muy afecto a recibir halagos y cosas por el estilo, pero cuando el sábado pasado le entregaron la placa los organizadores del torneo Platino, vimos que se le dibujó en su rostro la emoción y sus ojos se humedecieron.

Incluso, no es fácil sacarle las palabras a Carvajal, y cuando lo abordamos expresó brevemente que se sentía muy contento por la distinción recibida.

Héctor Carvajal forma parte de esa generación de futbolistas que dieron paso al nacimiento del movimiento de veteranos de Culiacán, y quienes lo vieron jugar en sus mejores tiempos saben de la dureza con la que sabía meter la pierna en su posición de defensor.

Ya, a sus más de 70 años, Carvajal no práctica el balompié como lo hacía años atrás, pero al "Cuate" se le debe reconocer el apoyo que le ha brindado a la disciplina por tantos años en calidad de patrocinador y cuya estafeta se la ha cedido a sus hijos que son los que siguen jugando.

El otro detalle que sobresalió ese día del homenaje para el legendario futbolista, fue el que se juntaron dos generaciones, ya que en la ceremonia estuvo presente el "Chiquitín" Miguel Omar Valenzuela Olivas, nieto de Guillermo Valenzuela, organizador del evento y que ya comienza a destacar en este deporte, pues recientemente quedó subcampeón en el nacional de futbol Panditas que se disputó en Durango.

Esto quiere decir que el futbol se juega en todas las edades y no hay mejor satisfacción para quien recibe un homenaje que el vivirlo personalmente, como le sucedió a Héctor Carvajal, a quien le reiteramos nuestras felicitaciones y esperamos que nos dure muchos, pero muchos años más.

Llamado. Es el que le está haciendo la licenciada Beatriz Medina, administradora de la unidad deportiva de la Sagarpa, a los coordinadores del arbitraje de las diferentes ligas que se juegan en esa área.

La invitación va para los que sancionan la Liga Intersemanal de los Miércoles, Liga Interempresarial, Torneo de los 60 y Más y Torneo Fetoza, estos tres últimos que se desarrollan los jueves y también a los responsables de los circuitos que se disputan los sábados como Máster, Máster Oro, Diamante y Platino.

Los interesados deberán presentarse a partir de las 15:00 horas a la entrada de la unidad deportiva Sagarpa el próximo jueves, ya que a Beatriz Medina le urge tener un acercamiento con los responsables del arbitraje.

Anécdota. Sucedió allá a finales de los 90, cuando la Careada de los Jueves tenía su sede en la vieja unidad deportiva del IMSS, y se le ocurrió a unos jugadores quemar un par de calcetones que se miraban muy descoloridos.

Pero resulta que dichas calcetas le pertenecían a Juan Manuel Rivera Peregrina, quien al percatarse de la acción se pegó una tremenda enojada debido a que argumentó que eran su cábala, pues tenía como 15 años jugando con ellas partido tras partido, desde que militaba con el equipo de la Coca Cola, empresa en la que laboraba.