Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un mal que no acabará

FINTA Y... ¡GOL!

De nueva cuenta la falta de criterio y valor de un árbitro, provoca un serio problema en un partido eliminatorio de futbol de aficionados.

Esto sucedió el sábado anterior en el match semifinal del torneo Diamante que protagonizaron Seisa-Doctor Héctor Castillo y La Garrita FC, que ganaron los primeros en serie de penales

La tercia arbitral estaba integrada por el central Leonardo Félix y sus auxiliares Rosario Uriarte y Francisco Sánchez.

Para empezar, la primera falta de criterio de la tripleta de silbantes fue haber iniciado la serie de penales, estando la cancha invadida de aficionados que se dieron cita en el campo tres de la Sagarpa.

Según el reglamento, sólo deben estar dentro del rectángulo los jugadores de ambos lados en el centro del escenario y, obviamente, los árbitros.

La segunda y más grave equivocación del central fue no haber expulsado a Sergio Rubio, portero del Seisa, quien participó en una bronca con un aficionado y con Raúl Noriega, jugador del equipo Pumas, el segundo finalista de este circuito, cuando se lanzaban los tiros libres.

Dicho caso lo consultamos con el delegado del Colegio de Árbitros de Los Mochis y también nos dio la razón en el sentido de que el nazareno incurrió en una falla técnica al no expulsar al "Keko" Rubio y haber permitido tirar los penales con tanta gente en el terreno.

Supimos que el capitán de La Garrita protestó el partido por esa anomalía, sin embargo, el propio jugador-patrocinador, César Hach, señaló que no la iban a ratificar en la reunión de anoche, pues consideró que Seisa les ganó bien en los penales y que dejaba a criterio de la directiva aplicar sanciones a quienes incurrieron en actos antideportivos.

Sin duda, se debe elogiar la acción asumida por el "Ganso" Hach, ya que la mayoría de los equipos quieren ganar a como dé lugar y en cambio el jefe de La Garrita consideró hacerse a un lado de la final, reconociendo la victoria de su oponente.

Bajo esta óptica, entonces a Domingo López Higuera, titular de la Liga Diamante, sólo le restará aplicar castigos a quienes vayan reportados en la cédula, porque la acción en la que participaron Sergio Rubio y Raúl Noriega fue vista por todo mundo, menos por el silbante.

En lo particular sentimos que la Liga debe sancionar a Rubio y Noriega y por ende no podrán ver acción en la contienda final del próximo sábado.

Y en cuanto al silbante que sancionó el choque, también debe recibir un buen jalón de orejas de parte del responsable del colegio al que pertenecen y que esto les sirva de experiencia a todos los agremiados para saber aplicar el reglamento con un buen criterio.

Ahora falta esperar si no surgen más secuelas del bochornoso acto del sábado pasado, pues al parecer la lesión que sufrió en la nariz el "Chanfle" Noriega es seria y lo peor de todo es que Sergio Rubio, su agresor, es su compañero de equipo con el Despacho Torrero, que milita en el fut de La Careada de los Jueves.

¿Sería cierto? El puerto de Mazatlán se convirtió la semana anterior en el ojo de la atención mundial con motivo de la semana internacional de la Moto, con la presencia de más de 20 mil amantes de la adrenalina pura.

Entre esa larga lista de motociclistas estuvo el antiporra de Culiacán, Raymundo "Chachazo" Padilla Beltrán, sin embargo, cuentan las lenguas venenosas que este como no es muy hábil en la conducción de tan potentes máquinas de acero y con tal de no ser menos que sus compañeros de escudería, lo vieron montado en un triciclo, dando vueltas por todo el malecón mazatleco.