Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Un segundo título que no llegó

MI PUNTO DE VISTA

La afición de Guasave esperó durante los últimos 43 años alzar un segundo campeonato que nunca llegó, pese al infructuoso esfuerzo de directivos y jugadores. Ahora ese sueño y esa ilusión se han disipado, tal vez para siempre o por lo menos durante buen tiempo.

Los Algodoneros emigran a Guadalajara, y ese segundo título en su historia sólo quedó en intención. Los seguidores blanquiazules reciben, a cambio de ese anhelo, un golpe muy fuerte y doloroso con la venta de la franquicia.

Guasave ahora se ha quedado sin beisbol. Su desaparición era una muerte anunciada ante las grandes pérdidas económicas que la directiva venía sufriendo, aunado al raquítico y casi nulo apoyo que recibió de la anterior administración municipal.

En muchas ocasiones, su presidente y dueño Jaime Castro Parra lo advirtió, que si los apoyos no llegaban, se llevaría el equipo y la fiesta a otra parte. Se arriesgó todavía a mantener la franquicia una campaña más, con la esperanza de soluciones favorables a sus peticiones, pero nadie levantó una sola mano de solidaridad.

Entonces no tienen por qué surgir ahora críticas ni lamentaciones. Sobre aviso no hay engaño.

Definitivamente duele dejar una plaza donde el beisbol estaba arraigado, pero negocios son negocios.

Muchos aficionados se inconformaron el año pasado mediante marchas, y creo que tenían programada una para este fin de semana. Pero Jaime se cansó de esperar respuestas y colocó el equipo sobre la mesa en la última reunión del circuito, esperando un comprador. La Liga determinó que analizarían las propuestas y que ayudarían al empresario a escoger la más adecuada, tal y como sucedió, abriéndole las puertas a los Charros.

Plaza. Guadalajara no fue una buena sede para los Charros en la segunda etapa de estos en la Liga Mexicana de Verano.

El equipo siempre operó con números rojos y optó por abandonar el cuartel y desaparecer del panorama, algo muy característico en aquel circuito, donde la estabilidad de equipos pequeños no es sólida.

El futbol pasó por encima del rey de los deportes y fue prácticamente lo que obligó a los empresarios a renunciar a su promoción y continuidad en la segunda ciudad más importante del país, que a propósito, nunca llegó a meter más de 3 o 4 mil espectadores por juego.

Los Charros serán novedad en la Mex-Pac, pero no sabemos por cuánto tiempo.

Quisiéramos que nunca se dieran esos cambios, pero en el caso de Guadalajara, no creo que la franquicia pudiera hacer huesos viejos en una plaza donde existen cinco equipos de futbol profesional.

Quisiéramos también, que los Algodoneros nunca hubieran salido de Guasave, porque se perderá esa rivalidad con Los Mochis y Culiacán, particularmente con el primero.

Opciones. Después del anuncio oficial que hizo la Liga, surgieron voces en el sentido de que mientras no caiga el último out, la causa no está perdida. Y en ese combo aparecían el gobernador Mario López Valdez y el alcalde de Guasave, Armando Leyson.

Sin embargo, creo que la Liga no tendría por qué estar jugando con la gente de Jalisco. Así que la partida hay que tomarla como oficial.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.