Opinión

Un tarea de todos

Por  Jorge Lozano

Las últimas semanas ha trascendido a nivel internacional un movimiento a través de las redes sociales en la que grupos de jóvenes se retan para limpiar espacios públicos.
En Mazatlán, la iniciativa ha tenido algunas respuestas positivas y grupos de jóvenes se han organizado para llevar a cabo la limpieza de las zonas de playas. Esto se suma a las iniciativas que ya llevaban a cabo algunas instituciones, conscientes de que uno de los más graves problemas de imagen de Mazatlán es la basura en las playas.

Hoy se dará a conocer un esfuerzo más por inculcar una nueva cultura de respeto a los espacios públicos.

La operadora y administradora de playas planea organizar a cuadrillas de jóvenes estudiantes en el Festival de Convivencias sin Fines de Lucro (Holi Fest) que tiene como principal reto limpiar las playas más populares durante el periodo vacacional de Semana Santa y Pascua.
Se estima que en primer término podrían participar al menos 600 jóvenes, pero la cifra podría incrementarse substancialmente. Es un esfuerzo plausible, que debería mantenerse y replicarse a lo largo del año.

Mazatlán no ha podido avanzar en una cultura de limpieza y preservación de la imagen turística.
Las encuestas aplicadas a los visitantes siguen señalando que la principal deficiencia que encuentran en la ciudad es la basura en los espacios públicos.

El problema generó fuertes críticas en la anterior temporada vacacional, cuando los recién regenerados corredores turísticos amanecieron llenos de desechos dejados supuestamentE por visitantes.

Una estrategia de participación activa de los jóvenes que surja desde las mismas escuelas podría dar solución a este añejo problema y generar un ejemplo que se mantenga y se reproduzca en el resto del municipio, que también lo requiere.

  • ACENTO