Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un tema para buen rato

FINTA Y... ¡GOL!

Fíjense nomás las consecuencias que tuvo la ineptitud del silbante Leonardo Félix, quien sancionó el choque semifinal de la Liga Diamante entre los equipos Seisa y La Garrita, ya que al no realizar un reporte claro y apegado a la realidad, propició que el circuito cerrara de una manera muy gris, al no disputarse la batalla final.

Pero el tema de esta telenovela da para más, porque siguen en el aire muchas dudas, desde el reporte del nazareno, como el manejo que le dio la Comisión Disciplinaria para levantarle el castigo a Sergio Rubio, bajo el argumento de que no venía expulsado en la cédula.

En efecto, en eso estamos completamente de acuerdo con la Afoesac, porque no viene anotado ese detalle, pero sí viene registrado que Sergio Rubio se defendió de una agresión de aficionados.

Con el afán de que mis pocos lectores tengan una mejor idea del tema a continuación le presentaremos íntegro lo que escribió en su cédula el silbante Félix, en torno a los hechos del juego semifinal La Garrita-Seisa.

Al momento de los tiros penales un aficionado se mete y agrede al jugador Sergio Rubio y también entra a agredir el jugador de los Pumas, Raúl Noriega (padre del primer agresor) y el jugador Sergio Rubio se defendió ante tal agresión. El jugador Sergio Rubio portereó los penales con la playera de juego.

El Equipo de La Garrita pidió la expulsión de Sergio Rubio por dicha agresión y no se expulsó al jugador, interviniendo en el último penal.

A simple vista y por lo que está escrito, el "Keko" Rubio aparece como la víctima, como el mártir de los hechos antideportivos, cuando al que todo mundo vio a agredir a Raúl Noriega fue él jugador de Seisa, con una patada a la nariz, pero de esa acción no se percataron ni el central ni sus auxiliares.

Ahora bien, el simple hecho de ser reportado un jugador por responder los golpes es motivo de suspensión y el club al que pertenece tiene el derecho de apelar a la Comisión Disciplinaria, pero no para que le quiten todos los partidos que le aplicó la Liga, sino para que le reduzcan su sanción, porque fue evidente que Rubio respondió a una agresión dentro de la cancha y en un partido oficial.

La otra cuestión a discutir es por qué la Comisión Disciplinaria dio un fallo tan a la ligera, pues no se trataba de un juego común y corriente, sino uno que llevaba de por medio la final de una Liga Municipal y afiliada a la Afoesac.

Sentimos que lo mejor hubiera sido parar la final entre Pumas-Seisa y los integrantes de la Comisión realizar una amplia y profunda investigación, citando a la tercia arbitral, testigos de los hechos y reforzarla con la presentación de fotos, videos y notas periodísticas, como lo marca el reglamento de la Federación.

Sin embargo, para ellos la principal razón de quitarle el castigo al "Keko" Rubio fue de que no iba como expulsado, pero curiosamente tampoco iban en esa forma Enrique Osuna y Fausto Pinto compañeros de Rubio, sino simplemente reportados por insultar a la tercia arbitral y en cambio el delegado de Seisa nunca apeló por ellos para que le quitaran la sanción.

Y por último le pedimos a Salvador Hernández Garay, presidente de la Afoesac, que cuando menos trate de tener un buen cierre de gestión al frente del máximo organismo, pues al parecer el balance que presenta en varios rubros no le favorecen en nada y menos al dar fallos como este último, que afectó, y seriamente, a un circuito afiliado como la Diamante. Porque sinceramente creemos que con 8 años al frente de la Afoesac ya es necesario un cambio de mesa directiva. Que vengan nuevas ideas y proyectos.