Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Un triunfo anunciado

MI PUNTO DE VISTA

Una copia del Miguel Cotto en sus mejores tiempos le hizo ver, con una paliza a Sergio Martínez, que sus lesiones y la edad le exigen abandonar el boxeo.

Nada sorprendente en esta victoria del puertorriqueño, cuando sabíamos que el poder de sus puños y la diferencia de edades se impondrían a la experiencia y el boxeo del argentino, quien terminó con fractura de nariz y cuatro visitas a la lona, antes de que ya no le permitieran continuar en la batalla en el noveno asalto.

Ese castigo incesante al cuerpo y la estrategia de cerrarle los caminos como lo habíamos señalado en este espacio, que sería la forma de trabajar de Miguel Ángel, dieron como resultado este nocaut que lo ha colocado de nuevo en los cuernos de la luna, aunque no habrá quienes pretendan justificar la derrota del "Maravilla" con las excusas de que el problema en sus rodillas fue un handicap a favor de Cotto.

Eso sería una falta de respeto para el toro boricua, quien se vio sobrado arriba del cuadrilátero.

Martínez sabía a lo que se exponía si realmente sus piernas no estaban al cien por ciento.

La exitosa carrera del argentino la cinceló más en esa virtud de saber moverse arriba del cuadrilátero, que el poder de sus puños.

Pero ante la pérdida de tan importante elemento, y para muchos su mejor arma, era obvio que un resultado de esa naturaleza terminaría por sucederle tarde que temprano, con el ingrediente extra de que ahora ese fracaso lo ha exhibido al grado de que sus propios compatriotas le piden un retiro digno… y oportuno.

Ver a Cotto meterse a su guardia, faltarle al respeto y conectarle con suma facilidad, nos hizo recordar y lamentar aquella derrota de Julio César Chávez Jr. ante el argentino en el 2012.

Si Chávez se hubiera aplicado de la misma forma como Cotto lo hizo, otra cosa hubiese sucedido y la carrera del sinaloense continuaría inmaculada. Pero recordemos que Julio prácticamente no obedeció a esa misma esquina que ahora vimos con el puertorriqueño.

Freddy Roach se encargó de entrenar a Miguel Ángel, y seguro que la misma estrategia que le dictó a Chávez Jr. la aplicó con Cotto. Y allí están los resultados.

El mismo promotor del boricua y Julio César, Bob Arum, dijo después del combate estar arrepentido por no haberlo llevado antes con Roach.

Futuro. ¿Qué viene para el nuevo campeón mundial de los medianos del CMB?

Arum habló de que en diciembre próximo Miguel Ángel podría enfrentar a uno de los pugilistas que en estos momentos forman un interesante combo, como Manny Pacquiao, Floyd Mayweather, Saúl "Canelo" Álvarez, Timothy Bradley, GennadyGolovkin y Chávez Jr..

Con cualesquiera de ellos suena interesante una combinación, ¿no cree usted?

Bon cree que Cotto bien puede pelear, y desempeñarse con la misma efectividad, en las 147 o 160 libras. Recordemos que Martínez subió al cuadrilátero con casi 165.

Si no fuera porque Julio César tiene prácticamente asegurada una fecha en septiembre, aunque sin rival designado por el momento, podría pensar que un choque entre Miguel Ángel y el hijo de la leyenda sería formidable.

Pero, ¿descendería Chávez Jr. a la división de los medianos? Lo dudo.

Habrá que esperar entonces.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.