Opinión

Un viacrucis

Por  ROMPEOLAS .

Un viacrucis. Algo muy malo está pasando en la clínica 45 del IMSS en Mazatlán. Los programas de atención a pacientes no están funcionando en absoluto, a tal grado de que para poder tener una cita con los médicos familiares, los pacientes llegan desde la noche, duermen toda la madrugada en las puertas de la clínica, y sin ninguna garantía de ser atendidos. Si se pide una cita, se les ponen fechas hasta dos meses después. Y en el caso de los especialistas, mejor ni hablar. Lo peor es que la clínica empezó a operar desde el año pasado con el servicio de consultorios como parte de un plan que, supuestamente, mejoraría la atención médica al descentralizarse el Hospital General de Zona. Nada ha resultado, y quienes están pagando los errores de las administraciones del IMSS son los pacientes, muchos, muchos de ellos personas de la tercera edad que llegan desde la noche para tener la posibilidad de ser atendidos por un médico, algo que, se supone, en este país es un derecho. 

Padecen sed. En Rosario, los ciudadanos habían sido advertidos de que esta temporada de estiaje sería fuerte, pero no se imaginaban que sería tan rápido. Desde el 10 de mayo una de las bombas que abastecen al municipio colapsó. El Ayuntamiento advierte que tardará dos días más en restablecerse el servicio, que se mantiene reducido al mínimo. La noticia es un duro golpe para los ciudadanos que ya están hartos de las deficiencias del servicio. Los residentes de fraccionamientos como Lola Beltrán no se acostumbran a tener cada temporada de estiaje problemas de abasto de agua potable. 

Mandato. Luego de sufrir cuatro meses por la eliminación del subsidio del Gobierno federal, las responsables de estancias infantiles de Culiacán y Mazatlán por fin recibieron una buena noticia, porque un juez federal falló a favor de ellas y ordenó a la federación que reactive este programa en Sinaloa, lo que es considerado por ellas como un logro, no solo para las estancias, sino para los niños y las niñas que se encuentran en un estado de vulnerabilidad porque no tienen quien los cuide, alimente y eduque mientras sus madres o padres trabajan. Hay que recordar que hasta el mes pasado las mamás comenzaron a recibir los apoyos del Gobierno federal, pero se presentó un problema porque algunas no querían utilizar ese recurso para pagar las estancias, pues justificaban que ese dinero era de ellas y lo destinarían para lo que necesitaran, lo que provocó el cierre de más guarderías, que no pudieron soportar más tiempo la falta de ingresos. Con el mandato judicial, este programa se debe reanudar bajo las reglas de operación del año 2018, y para lo cual se aprobó un presupuesto por la Cámara de Diputados para el ejercicio fiscal del 2019. Ahora hay que esperar la respuesta del Gobierno federal ante esta derrota en los juzgados del Poder Judicial de la Federación.

Homologación. Los que están que brincan de alegría no solo son los maestros, que hoy festejan su día, sino también los trabajadores del sector de la salud en la entidad, que tras varios años de lucha por fin lograron la homologación salarial, y a partir de esta quincena verán reflejado el sustancial incremento salarial que fue autorizado con los 200 millones de pesos que fueron reasignados por el Congreso del Estado en el Presupuesto de Egresos para este año. Con esto, se hará justicia a 2 mil 300 trabajadores que no tienen base, y que muchos de ellos recibían salarios precarios. Además del pago de su quincena con el aumento ya reflejado, recibirán otro depósito por el retroactivo de los meses de enero a abril, por lo que recibirán una importante cantidad de dinero, producto de su trabajo y su lucha por sus derechos laborales. Esta homologación salarial será mientras el Gobierno federal les entrega su basificación. No era posible que en Sinaloa había medidos especialistas que percibían 8 mil 300 pesos mensuales, pero ahora recibirán 28 mil pesos. Esto pone fin a una larga batalla por la homologación salarial de los trabajadores del sector de la salud.