Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Una Profeco filosa

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

Tanto va el cántaro al agua hasta que termina por quebrarse, ese dicho tan cierto quedó de manifiesto esta tarde cuando la Profeco se dio a la tarea de revisar algunos comercios de diversos giros y verificar si están o no cumpliendo con las normas, pues no han sido pocas las quejas emitidas por los consumidores y los incumplimientos que tienen los comerciantes en varios rubros.

Este tipo de acciones son aplaudibles porque es gracias a que el consumidor se atreve a decir las cosas a exigir calidad, buen precio, entre otras cosas, que provocan estos cambios y que al final terminan beneficiándolo a él y a otros.

Esto también deja un mensaje claro, que se deben de respetar las normas, para que se garantice lo que se le ofrece a la persona y que nadie debe estar jamás por encima de éstas.

Es aún más importante recalcar, que con estas acciones se envía un mensaje de confianza, donde el consumidor se sentirá más cómodo de hacer una denuncia y puede tener la plena seguridad de que será atendida, tendrá un seguimiento.

Así estéticas, boutiques, gasolinerías entre otros negocios, no contarán con más opción que entender que las cosas deben hacerse bien para obtener los resultados esperados.

Lo ideal es que las acciones que Profeco esté realizando sean permanentes , se hagan a todos los comercios, no haya distingos, porque sólo así se podrá hablar de un avance mayúsculo.

El cambio cultural en este sentido donde impere la responsabilidad tiene que irse dando poco a poco, para que al final se pueda llegar a un equilibrio entre lo que el comerciante ofrece y lo que consumidor require. Calidad, buen precio y respeto nunca pueden y deben estar peleados.