Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Una advertencia más

Mientras el Gobierno del Estado gasta 180 millones de pesos en regenerar el estadio Teodoro Mariscal, los mazatlecos siguen padeciendo inundaciones

Mientras el Gobierno del Estado gasta 180 millones de pesos en regenerar el estadio Teodoro Mariscal y una cifra similar erogó el gobierno de Mario López Valdez en erigir el Centro de Usos Múltiples, que se encuentra convertido en “un elefante blanco”, los mazatlecos siguen padeciendo inundaciones, y sí, una situación de emergencia en cada lluvia copiosa.

La breve pero fuerte tormenta de ayer volvió a advertir a los mazatlecos cuáles son las verdaderas prioridades de la ciudad, dejó remarcados los riesgos latentes de una tragedia que los gobiernos en turno se obstinan en postergar.

La urgencia de Mazatlán no es la ampliación de banquetas y el adoquinado del centro histórico. La necesidad urgente de Mazatlán no es la sustitución de árboles por palmeras. La prioridad de la ciudad no es la construcción de otro estadio que en realidad será explotado por una empresa privada. La tarea vital de esta ciudad es la solución del problema de inundaciones, que de no ser atendido, se seguirá cobrando con el patrimonio de miles de familias, y en algún momento, la vida.

No hay que argumentar en las razones. Estas son por más evidentes en más fotografías del centro de la ciudad completamente anegado, de los automóviles inundados en las avenidas principales y las familias atrapadas en medio de ríos amenazantes en los que se convierten las calles.

¿Qué necesita suceder para que los gobiernos estatal y municipal atiendan de una vez este problema? ¿Una tragedia?