Opinión

Una advertencia más

Por: Jorge Luis Lozano

El incendio que consumió un camión de transporte urbano en la colonia Independencia, de Mazatlán, es un hecho que, aunque fortuito, no debe ser desestimado por la subdelegación de Vialidad y Transporte que dirige José Vallejo.

La unidad, ruta Infonavit Conchi, se incendió rápidamente, sin que hubiera lesionados. El chofer atinó en bajar a los pasajeros y mover el camión a otra zona, donde los vecinos vivieron minutos de angustia.

Por fortuna, no era una de las muchas unidades que diariamente circulan por la ciudad con las puertas descompuestas, atestadas a más no poder de usuarios que soportan temperaturas por arriba de los 40 grados en lentos viajes sobre unidades con las ventanas selladas.

Es de todos conocidas las condiciones en las que opera las flota de unidades de la Alianza de Camiones de Mazatlán: sucios, con asientos rotos y pocas garantías de seguridad; conducidos por choferes entretenidos en llamadas telefónicas y normalmente en mensajes de WhatsApp.

El último incremento tarifario que autorizó el Congreso del Estado se dio bajo el compromiso de mejorar las condiciones de los camiones y la calidad de los servicios.

A la fecha, cuando ya promueve otro incremento, las alianzas de camiones poco han hecho para cumplir el compromiso.
Por ello, el incendio del fin de semana bien debería ser tomada como la advertencia de una necesaria y urgente revisión a la flota de camiones urbanos, antes de que un hecho más serio ocurra. 

Los camiones no son del todo seguros. Las ventanas están selladas, las puertas en ocasiones no funcionan, no transportan extintores y en muchas veces transportan galones de combustibles bajo los asientos: un coctel listo para cobrar víctimas en una situación de emergencia.

En esta nota:
  • Acento
  • Advertencia
  • Mazatlán