Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Una ambición desmedida

FINTA Y... ¡GOL!

Está de moda el tema de los promotores deportivos, que han convertido unidades deportivas de diferentes colonias en un monopolio de su propiedad, en las que pueden hacer lo que ellos quieran, sin que la autoridad correspondiente los pueda someter a un orden.

Por ejemplo, tenemos el caso de Iván Jáuregui, a quien ya el comité de vecinos de Mezquitillo lo llamó a cuentas para que se reporte con parte de las ganancias que obtiene por organizar en ese lugar torneos de minisoccer y cobrar a su libre arbitrio, además de ser él mismo el encargado de sancionar hasta ocho encuentros por jornada.

Al parecer Jáuregui no tiene la menor intención de querer colaborar con lo que le exigen, ya que no asistió a una reunión a la que lo invitaron, y como en estos momentos no hay porterías en Mezquitillo, cambió los encuentros para la cancha del centro de barrio de la colonia 21 de Marzo.

El otro caso que le presentamos es el del promotor Sebastián Vaal, quien por sus pistolas quiere adueñarse del campito de softbol del Cobaes 24 y que de acuerdo a la versión de Felipe Miranda, gerente de la Ferretería Malova, es un espacio que ellos consiguieron para el softbol empresarial.

La empresa reconoce que Vaal les coordinó anteriormente un torneo pero a ellos les dio la anuencia el director de la escuela y ahora el mencionado promotor alega que él fue quien realizó los trámites para utilizar dicho espacio.

De acuerdo a lo comentado por Miranda, las autoridades del Cobaes ya le ratificaron el permiso para celebrar ahí los encuentros de su liga, y en caso de alguna invasión de parte de Sebastián Vaal, serán ellos mismos quienes llamarán a la policía para desalojarlo.

No dudamos de que en otras colonias se vive un problema similar con promotores que tienen acaparados los espacios como un negocio particular, sin darle oportunidad a los habitantes de la misma colonia el poder utilizarlos.

De tal manera que volvemos a lanzar un llamado a Jorge Casanova, director del IMDEC, para que trate de poner un orden en torno a esta situación, reiterando que no estamos en contra de que los promotores se ganen un peso, porque todo trabajo requiere una remuneración, sino que sean moderados y no lo vean como una mina de oro para llenar sus bolsillos, sin aportarle nada a las unidades, que son patrimonio de las colonias y sus habitantes.

Reunión positiva. Nos llegó el tip de que la junta que sostuvieron en los inicios de la presenta semana las autoridades municipales de Navolato, empresarios y directiva del Club Deportivo Navolato, que milita en la tercera división, arrojó buenos resultados para el equipo.

Al parecer los empresarios del vecino municipio se comprometieron a respaldar al club con la compra de cierta cantidad de boletos que ellos mismos se encargarán de distribuir entre sus clientes para que asistan al estadio "Juventud" y apoyen al cuadro dirigido por Joel Esquivias, que marcha en el tercer lugar de la clasificación general, con 19 puntos.

Sabemos que este tipo de apoyos no es la solución para que un club profesional de futbol pueda sacar adelante la temporada, pero el simple hecho de que los empresarios y autoridades de Navolato sí mostraron interés en darle algo al deportivo es un buen apoyo que debe ser valorado por la directiva y jugadores.

Esto debe significar un aliciente más para los chamacos, que deberán esforzarse más en los entrenamientos y partidos oficiales para que sigan llegando los resultados favorables y luego se refleje en más respaldo de todos los sectores ubicados en la geografía del municipio navolatense.