Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Una añeja lesión

MI PUNTO DE VISTA

Me comentó Omar Chávez desde el mismo jueves cuando hicimos el viaje juntos a San Antonio, Texas, que la posibilidad de cancelar su combate programado para el 28 de este mes posiblemente se cancelaba, a causa de un problema en su pierna derecha.

Cuarenta y ocho horas más tarde, y durante el austero convivio que su hermano Julio César llevó a cabo en la suite del Hotel Dobletree, confirmaba que la contienda contra Daniel "Galeno" Sandoval no se llevaría cabo, al menos en la fecha arriba señalada.

Omar se quejaba bastante de su pierna durante el viaje, y llegó a considerar que tal vez descansando un fin de semana –llevaba más de dos meses entrenando fuerte- le ayudaría a disminuir los dolores o a que desaparecieran totalmente.

Pero no sucedió ni una ni otra cosa. El "Bussinesman" se desmoralizó tras tomar la decisión, porque sentía que había alcanzado ya un 80 por ciento de la preparación física para una contienda tan difícil, por la clase de oponente que tendría al frente, ya que Sandoval presenta un palmaré nada despreciable, con solo par de fracasos.

La suspensión no sólo desalentó a Omar, sino también a su propio padre, quien lo cuestionó y encaró la tarde del viernes, antes del pesaje Chávez-Vera, exigiéndole más dedicación, pero sobre todo, mayor atención en esa lesión que por enésima ocasión aparece en la humanidad del hijo de la leyenda.

Omar me confesaba que ha visitado varios médicos, pero ninguno ha logrado erradicarle ese problema. Según el boxeador, siente como si se le encogieran los nervios y le paraliza la pierna durante varios minutos, al grado de tener que permanecer sentado, sin ningún movimiento.

Si no se atiende, eso puede ser una piedra en el zapato que le impediría aspirar a un título del mundo.

De resolver esa situación, la batalla tendría el 26 de abril como nueva fecha, pero posiblemente en alguna otra plaza, y no en Culiacán.

Travieso. Este sábado el mochitense Jorge Arce subirá de nuevo al cuadrilátero. Se enfrentará al brasileño Aldimar Silva Santos, un rival que no espanta en lo absoluto de acuerdo a sus números.

El "Travieso" traspondrá las cuerdas después de haber peleado por última vez hace casi cuatro meses (16 de noviembre), y es obvio que había que ponerle un rival de bajo riesgo, si quiere disputar este mismo año otro título mundial y convertirse en el primer mexicano con seis coronas en igual número de divisiones.

Silva tuvo cuatro combates el año pasado y peleó el pasado 25 de enero. El pugilista de 32 años ha perdido sus dos más recientes peleas y 5 de sus últimas 7 peleas. Llama la atención el hecho de que su batalla de enero fue a cuatro asaltos, duelo que perdió por la vía de los puntos. El hombre tiene apenas una tercera parte de los pleitos que ha sostenido el sinaloense (63).

Seguro podría noquearlo sin emplearse a fondo.

Atracción. Toda la atención de los aficionados estará el sábado en la pantalla chica a través de Televisa. El combate de Saúl "Canelo" Álvarez contra Alfredo "Perro" Angulo le gana, y por mucho, el interés a la competencia (TV Azteca).

Álvarez reaparece después de su derrota en septiembre contra Floyd Mayweather, y también no deberá tener problemas para despachar a su compatriota, cuya vida y comportamiento fuera de los cuadriláteros no son para enmarcarlos.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.