Selecciona tu región
Opinión

Una aplicación cardiovascular

CITA MEDICA

Por Angélica Miranda García

-

La hipertensión arterial es una enfermedad ya bien conocida y establecida, no solo por ser el principal factor de riesgo corregible de las enfermedades cardiovasculares (ECV), sino que a nivel mundial afecta a más de mil millones de personas y causa más de diez millones de muertes evitables cada año, y aunque puede diagnosticarse y tratarse de forma satisfactoria, solo una de cada siete personas hipertensas tiene la presión arterial controlada. 

Un porcentaje importante de población desconoce su riesgo cardiovascular, considerándose “aparentemente sana”, y para quien ya padece la enfermedad pensar que mantener niveles óptimos en la presión arterial es el único objetivo, es algo erróneo, hoy en día influyen otros factores que aumentan el riesgo de muerte cardiaca, como son la obesidad, sedentarismo, niveles elevados de colesterol diabetes, tabaquismo y la edad. 

Es por eso que actualmente se busca reducir el riesgo cardiovascular y no solo corregir la hipertensión.  

Entonces ¿cuáles son tus metas? 

El control de manera satisfactoria a largo plazo requiere de ciertas habilidades, la motivación y la confianza necesaria para adoptar un régimen apropiado de autocuidado, alimentación, ejercicio y tratamiento farmacológico y, en algunos casos, que el paciente se puedan medir la presión arterial. 

Para que el tratamiento estandarizado tenga buenos resultados se requiere que el empoderamiento del paciente sea una prioridad. Deben estar informados acerca de la enfermedad que tienen, participar en las decisiones relacionadas con su tratamiento y tener la confianza suficiente para expresar sus inquietudes al personal de salud.  

En este contexto la organización panamericana de la salud (OPS) ha desarrollado una aplicación llamada cardiovascular risk calculator app para dispositivos móviles y computadoras, que ayuda a la población a calcular el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular relevante, tales como infarto al miocardio, angina de pecho, accidente cerebrovascular, en un periodo de diez años.  Es una herramienta que puede ayudar a estimar en forma rápida el riesgo cardiovascular y en qué medida el riesgo puede ser modificado.

Leer más: El regalo musical de haber nacido en Guamúchil 

De todo esto se deduce la importancia de realizar actuaciones preventivas en la población ya que se puede estar expuestos durante mucho tiempo a estos factores de riesgo y por ello, si no se realizan actuaciones dirigidas a modificarlos, son subsidiarios a desarrollar ECV en el futuro.

Síguenos en