Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Una aventura más

GUASAVE

Armando Leyson va por la reivindicación ante ese gran jurado que es el pueblo que gobierna, al abrazar la causa, -mas allá del entusiasmo que lo anima como gente fervorosa del deporte- de regresar a casa, bajo una nueva directiva a los Algodoneros.

No quiere cargar para siempre con el estigma de que en su administración haya desaparecido, tras 43 años de historia, el equipo orgullo de un municipio, cuya sociedad se distraía, olvidando frustraciones y atrasos por el escaso desarrollo, social, económico y cultural que nos caracteriza, refugiándose por unos meses en el espectáculo profesional.

No quita el dedo del renglón el alcalde y por lo tanto tampoco ceja en el direccionado esfuerzo, que por lo pronto presuntamente arroja ya un resultado prometedor, al anunciarse extraoficialmente la preautorización de la expansión a diez equipos en la Liga Mexicana del Pacífico.

En el "horno" el asunto parecería estar a punto de "hervor", pues también hay interés de empresarios nayaritas de ingresar al circuito invernal, que es condición sinequanon para ampliar el numero de equipos: el otro, es Guasave.

Ayer precisamente se vio a Leyson entrado en platicas con un grupo de personas con fachada de potenciales inversionistas que pudieran colocar la primera piedra de lo que hay que calificar con meridiana claridad, como "una aventura mas".

La idea es devolver a los guasavenses lo que le quitaron los fríos "números rojos" de un empresario que salvo su difícil situación financiera gracias al activo que adquirió con tostones convirtiéndolos en pesos, acogiéndose al dicho aquel de que "los bienes, son para resolver los males", arrastrando, en la condena social a los propios gobiernos, local y del Estado.

Hay en el grupo, uno que otro empresario, como Fausto Pérez que esta enterado lo que "pesa el morral" y que entrándole, al igual que el resto de convocados a la riesgosa aventura, ya saben a lo que le tiran.

No será, en principio, la de los nuevos algodoneros, si acaso se concreta, una empresa rentable como las que acostumbran manejar como actividad primaria, los hoy invitados al plan.

Asumir que entrarían al asunto con un talante mas que comercial, de bonhomia social; de aportación para devolver una parte de lo que les ha dado Guasave y que por supuesto no ha sido por "caras bonitas", sino por empeño y dedicación al trabajo.

Solo por citar a uno de los integrantes del grupo, Fausto Pérez Fonseca, en su padre del mismo nombre, deberá ver el ejemplo que por muchos años puso, junto con Reinaldo Valencia, Alberto Zubiaga, Jesús Félix, Oscar Chavas, entre muchos mas, para mantener en plaza contra viento y marea a los algodoneros.

Sabían que al final de cada temporada "apoquinarían" lo correspondiente a perdidas y lo loable: jamas anduvieron con lloriqueos ni de quejumbrosos.

El día que no resistieron mas, simplemente se retiraron dignamente y anteponiendo su amor por Guasave, cedieron los bártulos a grupos locales, cuando pudieron haber vendido la franquicia que era muy codiciada por otra plazas.

Eso es el escenario que enfrentara, si se anima a entrarle, el grupo que "arrea" Leyson; si la intención es con tintes mercantilistas, mejor que ni lo hagan.

Ahora que, si como empresarios exitosos que siempre han sido, logran hacer redituable el proyecto, que bueno, mejor para ellos y los guasavenses. Lo que hay que decir, es que no se vale llorar, como el que se fue.