Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Una de cal... ¡no más de arena!

LOS MOCHIS

Por fin los productores agrícolas vieron una a su favor luego de la cascada de problemas que prácticamente los mantiene sumergidos en el desespero y al borde del colapso. Ayer inició el Programa Nacional de Verificación de Básculas de Largo Alcance, justamente aquí, en el norte del estado, donde salió la propuesta.

Hace unas semanas, el regidor Gilberto Irazoqui Galaviz, quien además es el presidente del Comité Municipal Campesino número 5, se quejó públicamente por los descuentos que se les aplican al momento de entregar sus cosechas en las bodegas para granos. También se quejó del tema de la inseguridad y los robos a los que frecuentemente se enfrentan los productores agrícolas, otro tema añejo. Invitó a las autoridades a tomar cartas en el asunto, ya que no se soporta más la situación.

La buena noticia es que su reclamo generó eco y no nada más a nivel estatal, sino también a nivel Presidencia de la República, desde donde se ordenó que la Profeco llevara a cabo un operativo de inspección en los centros de acopio. Hasta ahí, todo muy bien.

Sin embargo, Los productores tienen que estar muy al pendiente de esas revisiones, ya que no sería extraño que estas se queden cortas o que uno que otro inspector se haga de la vista gorda, como ya ha pasado con otros operativos que llevan a cabo las autoridades, y en todos los niveles, no en vano la ciudad está saturada de puestos en la vía pública y gasolineras al por mayor, por cierto, muchas de ellas ofreciendo litros incompletos de combustible, etcétera, etcétera... Curiosamente la primera revisión salió "de maravilla", lo raro es que si se supone que hay muchas quejas por los descuentos, y no sólo unas cuantas, no se detecten irregularidades. No hay que olvidar que los bodegueros son gente adinerada y el dinero es poder, igual a influencias y lo demás ya se sabe... Al final, ojalá que todo se aplique correctamente y se meta en cintura a esos que la hacen de vivos y abusan de quienes verdaderamente tienen necesidad y, de no ser así, que los propios productores se los demanden.