publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Una marcha salpicada con balas

NUESTRA OPINIÓN

La hicieron de nuevo. Miles de jóvenes y adultos volvieron a escuchar la convocatoria hecha por familiares y amigos del narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán y acudieron prestos a presentar defensa pública de quien se encuentra preso en la cárcel del Altiplano.

La manifestación talvez no hubiera tenido consecuencia alguna si la fuerza pública que intervino para sofocar el movimiento no hubiera perdido la cordura. Se golpeo a jóvenes y a adultos mayores, que incluso muchos de ellos no estaban en la marcha, sino como simples espectadores, y hasta a un reportero de un medio local sufrió las consecuencias de los iracundos policías.

Y para enmarcar más la serie de errores en que calleron los agentes policiacos en el desespero por abortar la concentración, al menos un policía estuvo a punto de provocar una tragedia al disparar su arma para ahuyentar a los manifestantes. El asunto se les volvió a salir de las manos. Se reprendió y detuvo a cerca de 200 personas de todas las edades que pedían la no extradicón de "El Chapo" Guzmán. Todo esto pudo evitarse si en vez de utilizar la fuerza bruta se hubiera optado por el diálogo, pero al parecer la policía tenía consignas bien marcadas, llevaban sus propias instrucciones y acataron al pie de la letra disposiciones que pudieron, insistimos, haber terminado en tragedia.

Y tal vez a los machistas no les asista la razón en las peticiones que hacen que incluso rayen en lo aberrante, pero utilizar las armas y sacar a relucir prácticas gorilescas para desbaratar una manifestación, muestran el poco avance que han tenido las fuerzas públicas. Y si traían ya las órdenes de altos mandos para realizar este tipo de operativo, entonces esto es más preocupante.

Hoy las marchas realizadas en Culiacán y Guamúchil por simpatizantes de "El Chapo" Guzmán pudieron tener un fin distinto, cuando menos en Culiacán. Esperemos que esto no crezca más.