Opinión

Una medida razonable

Por  El Debate

El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF) anunció que a en todo el país se buscará mejorar los alimentos en las escuelas, para ofrecer aquellos que sean realmente saludables y con ello combatir el sobrepeso y obesidad infantil, uno de los problemas de salud pública más graves de México. 
No es algo nuevo. Tanto a nivel federal como en algunos estados, se ha apostado por programas que mejoren la alimentación de los menores en las escuelas públicas. Lo que sí es nuevo, al menos en el discurso, serán los menús. La medida es quitar las comidas frías para sustituirlas por desayunos calientes, con alimentos más frescos y con mejor aporte de nutrientes. Actualmente, bajo esquemas como el de Escuela de Tiempo Completo, se dan a los alumnos alimentos de una calidad dudosa, no que sean tóxicos, sino que simplemente no cumplen los requerimientos nutricionales. Los presupuestos para estos desayunos son insuficientes, lo que ha obligado a los padres a asumir parte de estos costos por medio de cuotas, las cuales en gran porcentaje no son aportadas por muchos padres, bajando para todos los niños la calidad de lo que se sirve.
Ojalá el programa vaya acompañado de medidas para reeducar a los padres sobre lo que le dan a los niños en sus casas. Sería también muy bueno que se ponga atención a otra duda realidad del país: muchas familias apenas tienen el ingreso suficiente para mal comer, y esto no desaparecerá de un sexenio para el otro.