Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Urge reforma al campo

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Para nadie es un secreto que al sector agrícola le urge una reforma real que no responda a intereses de grupo, situación que se ve en chino, pero sólo así, dicen los que saben, se podría aspirar a superar poco a poco la serie de problemas que en rubros como la comercialización, entrega de apoyos, otorgamiento de créditos y demás, tienen a los productores el pie encima, a punto de la asfixia, sin que desde la federación, mucho menos del estado, salga alguien a intentar dar respuesta a la serie de problemas que aquejan a Sinaloa, curiosamente el estado más importante en la producción de granos en el país y en donde paradójicamente la pobreza alimentaria también existe.

Para uno de los personajes que han encabezado movilizaciones nacionales desde hace meses y organizado foros de propuesta, José Guillermo Rentería, coordinador de una organización denominada Congreso Agrario Permanente, la única solución o cuando menos herramienta de combate a los monopolios en el sector agrícola, sería una reforma al campo, pero una que permita recuperar la rentabilidad y no esté estructurada en favor de unos cuantos, que ayude a erradicar los privilegios que han tenido siempre los acopiadores y los industriales.

Y es que desde que se tiene memoria, los problemas han sido casi siempre los mismo, con la diferencia que a últimas temporadas han aumentado su gravedad en cuanto a la comercialización de las cosechas, situación que impacta directamente en la rentabilidad del productor pero no en la ganancia del bodeguero.

Lo peor es que ni el gobierno federal, mucho menos el estatal, han tenido la voluntad ni la capacidad por resolver o cuando menos servir de gestores que garanticen una respuesta real a las demandas de los campesinos. Al contrario, normalmente sirven como defensores, por no decir que paleros de los industriales, esos personajes con nombre y hasta con puesto públicos o curules en los congresos que deberían responder a las necesidades del pueblo, pero no, sólo les interesa el dinero.