Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Urías es de otro nivel

MI PUNTO DE VISTA
Avatar del

Por: Luis Alfonso Félix

De no calificar a la postemporada el equipo de Rancho Cucamonga, en la Liga de California clase A avanzada, el último juego en la carrera del sinaloense Julio César Urías en esa categoría podría escribirse el próximo domingo cuando concluya el calendario regular.

Los Quakes pelean por un boleto a la postemporada con seis encuentros por disputarse, incluyendo el celebrado anoche. En su grupo estaban ayer a dos juegos del liderato y en la lucha por el comodín a solamente uno de distancia.

Tomando en cuenta la gran clase que ha derrochado el zurdo surgido de la Liga Culiacán Recursos, y de las grandes expectativas que ha generado su espectacular desempeño, es indudable que 2015 lo arrancará en clase doble A, aunque tampoco habría que descartar la posibilidad de comenzar en la división inmediata superior, cuya categoría no necesariamente tiene que ser la zona de trampolín para quienes sueñan con estar en las Grandes Ligas.

Recordemos que el gran "Toro" Fernando Valenzuela llegó procedente de doble A para convertirse en la gran estrella de los Dodgers durante muchos años.

Un eventual ascenso a las Mayores tampoco es difícil descartarlo en el último mes de campaña el año próximo, cuando el potencial de este chamaco, a sus 18 años recién cumplidos, está para figurar en esas latitudes con el fogueo que adquiriría durante el verano siguiente.

Salidas. Sus últimas tres apariciones con Cucamonga han sido grandiosas en el renglón de ponches, con claros mensajes de que el pan ya hay que sacarlo del horno.

El zurdo ha mantenido una cuota de 9 ponches por juego en estos tres desafíos con promedio de cinco episodios por salida, aunque en el renglón de triunfos y derrotas los dígitos no avanzan.

¿Pero a quién diablos le importa si gana o pierde juegos, cuando su contundencia se demuestra en otros rubros como la efectividad, los ponches y lo tacaño que se porta en el renglón de bases por bolas?

Precisamente en el juego del domingo anterior, el brazo de Julio César ofreció un concierto de ponches con dos episodios retirándolos por esa vía, sin la ayuda de su defensiva.

Su cuota de abanicados no resulta más amplia por la simple y sencilla razón de que no le están permitiendo trabajar más allá de cinco episodios en algunos desafíos. En 82.2 entradas actualmente tiene 105 ponches.

Julio integra con dos de sus compañeros una tripleta letal en el renglón de ponchados. Entre los tres suman 379 "chocolates", con Jhariel Cotton a la cabeza del circuito (138) en 126.2 episodios, secundado por Chris Anderson (136) con 127.2.

Esta cifra es interesante: en sus últimas 10 apariciones, JC registra una efectividad de 1.46 con 37 innings, apenas 22 imparables, 6 carreras limpias, una raquítica cifra de 16 bases por bolas y 57 abanicados.

Apenas próximo a cerrar su segundo año navegando por las Ligas menores —ambas en clase A—, el sinaloense tienen un registro de 137 entradas con 53 boletos y 172 ponches.

¿Acaso no son números tan convincentes como para pensar que merece pisar en 2015 otra alfombra?

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.