Opinión

Vanidad política en Ahome

EL INGENIO

Por  El Ingenio

Ayuntamiento de Ahome.(EL DEBATE)

Ayuntamiento de Ahome. | EL DEBATE

Vanidad política. Cuando más debe de cuidarse, la síndica procuradora de Ahome, Angelina Valenzuela, se autopone en evidencia. Los pecados ajenos no excluyen los propios. Esto es lo que seguramente calculó al acudir a un acto en Culiacán de la aspirante a la Secretaría General de Morena Citlalli Hernández. Esto le acarreó un golpeteo de los bufones del alcalde Guillermo “Billy” Chapman, quienes, en su clímax de emoción por el error, equivocaron su argumento. La cuestionan porque no pidió permiso para ausentarse del municipio, lo que ella no está obligada a hacerlo como el alcalde. Lo que sí es que tenía que notificar su ausencia para que le descontaran el día. Sin embargo, Valenzuela justifica que ella fue a una diligencia a Culiacán y aprovechó unos minutos para pasar a saludar a la política morenista en campaña de la que dejó constancia con una ¡selfie! Eso de la diligencia puede que sea cierto, pero da la impresión que ese viaje fue premeditado, incluso hasta para ir con viáticos, recursos humanos y materiales de la comuna. Y en horario laboral.

Sin tregua. El presidente del PAN en Ahome, Ariel Aguilar Algándar, no le da tregua al alcalde Chapman. Tras pegarle una zarandeada por el pago de 120 mil pesos mensuales a Sergio Leyva por realizar una auditoría que nació muerta de credibilidad, Aguilar le siguió con una amiga del alcalde, Onisa Juárez, a quien le inventó el cargo de directora de Cobranzas con todo y equipo. Y así como a Leyva le pagó requetebién cuando dice que no tiene dinero para resolver los drenajes caídos ni los baches, con Juárez no se quedó abajo. Ella y sus colaboradores han tenido ingresos de poco más de 7 millones 340 mil pesos desde que asumieron esa responsabilidad. O sea, para los ahomenses sí hay austeridad y carencias, pero para los amigos de Chapman hay privilegios y abundancia. La demagogia invade el municipio.

Malapaga. Por cierto, dicen que el dicho de que cae más pronto un hablador que un cojo le queda al alcalde Chapman. Se le hace la boca grande cuando acusa de “malapagas” a los que le exigen resolver los problemas de los baches, los drenajes y otros tantos. Ayer, el líder del PAN le respondió que él está al corriente de los pagos de los impuestos. Incluso, otros hicieron notar que para “malapaga” Chapman se pinta solo: no le paga por vendetta a PASA el servicio que prestó por la recolección de la basura y ahora por usar el relleno sanitario. ¿Quién queda exhibido como malapaga?

Arreglados. Los que aparecieron en pantalla bien peinaditos y arreglados fueron los diputados locales morenistas de Ahome Juan Ramón Torres Navarro y Cecilia Covarrubias. Y es que el grupo parlamentario de Morena en el Congreso del Estado rindió en forma virtual su segundo informe en el que destacaron los logros obtenidos que no les lucen porque los sobrepasan los escándalos en que se meten. En parte porque actúan peor que los priistas y panistas. Es posible que en su afán de protagonismo cada diputado haga su informe presencial en sus municipios y más aquellos que quieren posicionarse para repetir o brincar a otro cargo, como Torres Navarro y Covarrubias, que quieren la alcaldía.

Arrogancia. Dicen que el diputado federal de Ahome Iván Ayala Bobadilla anda mareado de poder. La buena vida, las relaciones con “gallones” de la política nacional parece que lo hicieron perder “piso”. Ahora que está de moda lo del presupuesto al campo para el 2021, en el que al sector lo golpean brutalmente, Ayala Bobadilla salió con que si los productores quieren que regresen los apoyos de antes, lo que tienen que hacer es trabajar para que regrese el PRI al poder. Algunos aseguran que le van a tomar la palabra y más si llega a ser el candidato de Morena a la alcaldía de Ahome.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo