Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Vergonzosa 'travesura'

MI PUNTO DE VISTA

¿Qué calificativo cree que merece el desempeño de Jorge Arce el sábado pasado en Chiapas: vergonzoso o ridículo?

¿Por qué muchos boxeadores inconscientemente pisotean su carrera aferrándose a una continuidad absurda y sin sentido?

Yo siempre defenderé y felicitaré al "Travieso" por sus hazañas y por ese inmenso corazón de valiente guerrero que no le cabe en el pecho, menos en dos cosas: por su técnica boxística y el afán de mantenerse vigente pretendiendo vivir del pasado.

El pasado fin de semana el mochitense ofreció una de las más ridículas actuaciones que he visto a lo largo de 39 años de periodista, pagándole con esa ingratitud a una profesión que le dio más fama que fortuna.

Verlo pelear de una forma tan espantosa y lucir un físico poco atlético ante Jorge Lacierva, solo causó pena ajena. Pero verlo todavía emocionarse por el triunfo y festejar, fiel a su costumbre, trepándose a las cuerdas fue todavía más indignante.

Arce no era esa noche un peso Pluma (división en la que se pactó el combate). El mismo analista y excampeón mundial Marco Antonio Barrera dijo que si esa báscula hubiese existido en sus tiempos, nunca habría tenido problemas de tonelaje.

Muchas veces lo hemos consignado, pero nos seguimos preguntando, ¿quién le hace más daño a quién, si Arce por ese afán de mantenerse vigente, o su empresa explotando su nombre enfrentándolo a rivales de dudosa capacidad?

Combate. A Lacierva lo sacaron del archivo para este encuentro. El capitalino iba a cumplir el mes próximo dos años de haber sostenido su última batalla, y cumplirá en Julio 35 años de edad.

Pese a esa inactividad, Lacierva no lo hizo tan mal. Otro en su lugar tal vez se hubiese dejado caer al menor contacto con los puños del sinaloense.

Lento, fuera de distancia y pocas piernas, Arce se vio obligado a recurrir no a su experiencia, sino a las marrullerías, para su victoria 63 en el terreno profesional. Pero la decisión (nocaut técnico en 8 asaltos) es todavía el tema más ofensivo.

El mochitense fue sancionado en tres ocasiones por colgarse del brazo de su oponente, restándole los pocos puntos que pudo haber sumado. Su cometido –si es que ese era su objetivo- de lastimar el brazo izquierdo del oponente, tuvo frutos. Lacierva tenía el brazo dislocado y con justa razón no podía continuar en la batalla.

La descalificación resultaba una decisión muy lógica en ese momento, o bien, irse a las tarjetas, que para el caso resultaba lo mismo ya que, en nuestra apreciación y la de muchos más, el sinaloense estaba en desventaja por la resta de tres puntos y los rounds que perdió.

Sin embargo, el boxeo se vio manchado nuevamente con un fallo bien interpretado en los abucheos por los pocos aficionados presentes en la arena.

Retiro. Arce está porfiado en un sexto campeonato del mundo. El exmonarca quería esta batalla de preparación para retar, en este mismo año, al campeón Johny González, dueño del cinturón Pluma del Consejo Mundial de Boxeo.

Es obvio pensar que después de su desenvolvimiento en la selva chiapaneca, sería una locura aferrarse a esa idea y majadería por parte del CMB cumplirle esa monomanía, ¿no cree usted?

Creo que lo más recomendable sería ponerle sobre la mesa una pelea de despedida. Ganarla o perderla sería lo menos importante, cuando se trata de agradecerle a un grande del boxeo mexicano, por todo lo que anteriormente nos ofreció.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.