Opinión

Vetado y entrampado el presupuesto

OJO INDISCRETO

Por  Tomás Chávez

Gonzalo Gómez Flores, secretario general de Gobierno, y Carlos Ortega Carricarte, secretario de Administración y Finanzas, dieron a conocer ayer la postura del Ejecutivo.(EL DEBATE)

Gonzalo Gómez Flores, secretario general de Gobierno, y Carlos Ortega Carricarte, secretario de Administración y Finanzas, dieron a conocer ayer la postura del Ejecutivo. | EL DEBATE

Sinaloa vive una situación inédita a partir de antenoche en que el ejecutivo estatal representado por el tesorero Carlos Ortega y el secretario general de Gobierno, Gonzalo Gómez, presentaron las observaciones, más bien veto, contra las reasignaciones hechas por la bancada de Morena en el Congreso, pasaron a la Comisión de Hacienda para su análisis y aunque por ambas partes se dice que hay disposición al diálogo, lo cierto es que el presupuesto del 2019 está entrampado.

Desde el principio, la líder morenista en el Congreso, Graciela Domínguez, se mostró dispuesta a discutir cada una de las observaciones, pero aclaró que de ninguna manera desistirán de que este tenga un sentido social y humano; en pocas palabras, que no dejarán colgados de la brocha al sector salud, a los maestros, la UAS y a las viudas de los policías.

El dirigente de los priistas, Sergio Jacobo, contestó ayer también en tono beligerante llamando a los morenistas a entrar en la institucionalidad, a la vez que busca una coalición para sacar adelante el proyecto de presupuesto que reenvió el gobernador, aunque también habla de dialogar.

La propuesta se envió a la Comisión de Hacienda, donde los morenistas vigilarán con lupa a la presidenta Victoria Sánchez, porque ya no le tienen confianza y desde el principio se dijo que si no traía muchas observaciones se podrían desahogar rápido, pero los vaticinios más halagadores apuntan a que salga antes del 31 de enero, en que culmina el periodo de sesiones. Están a contrarreloj.

Apuestas optimistas creen que renegociadas las reasignaciones pueden quedar en una cantidad intermedia entre los 400 millones de pesos que inicialmente proponía el Gobierno del Estado y los mil 663 que recortó el Congreso, pero no hay nada seguro hasta que caiga el último out.

Popurrí. En gira por el norte, la senadora Imelda Castro dio ayer una especie de miniinforme de labores en el que presumió que se ha avanzado en aprobar leyes para castigar como delitos graves la corrupción, el robo de combustible y en la próxima sesión extraordinaria es posible que se apruebe la creación de la guardia nacional y el fiscal general.

Se muestra optimista que con los logros en el combate a los huachicoleros pronto puedan empezar a bajar los precios de los combustibles en el país, porque se está acabando con la impunidad y rescatando parte del patrimonio energético. Por el momento, para combatir estos delitos solo se puede confiar en el Ejército y la Marina, porque tanto la Policía Federal como las corporaciones estatales están infiltradas por la delincuencia.

En el ámbito local, Imelda da espaldarazo al alcalde Billy Chapman al decir que hay estilos diferentes de gobernar, que se está monitoreando, pero en lo que más énfasis se pone es en el combate a la corrupción y en la atención prioritaria a los pobres.

AGUAS. Corrió ayer como reguero de pólvora que el juez federal le había dado palo al amparo de Luis Felipe Villegas, pero este aclaró de inmediato que es falso que haya una resolución final, dado que la audiencia será el 4 de febrero y, por lo tanto, el agua sigue más que revuelta en Japama.