Opinión

Vida a la francesa

Per saecula saeculorum

Por: Beatriz Acevedo Tachna

Toda la vida hemos visto mujeres en la televisión, artistas, modelos, cantantes y demás seres extraordinarios de la vida ordinaria pasar por al calle, cruzarnos en la acera o sentarse junto a nosotros en algún viaje. Muchas veces nos sorprende que podemos distinguir fácilmente de dónde son gracias a esa firma y sello que llevamos por fuera y dentro los seres humanos. Así como los ingleses pueden muchas veces ser fríos y educados, los mexicanos somos cálidos y simpáticos, muy campechanos y relajientos. No sólo es el físico lo que nos delata, sino también el carácter, el porte, el apetito, pero de lo que quiero hablar hoy es de algo que leí sobre las envidiables mujeres francesas a las que mundialmente se les rinde tributo y se les tiene un poco de envidia alrededor del globo terráqueo por tener siempre ese je ne sais quoi que ellas mismas inventaron que las hace ver siempre "chic" sin esforzarse. Las hace ser flacas y delgadas sin hacer dietas; ser atractivas sin tener que ser bonitas; inteligentes sin ser muy estudiosas; cultas sin tener que vivir en bibliotecas; interesantes por disfrutar de la gran calidad de vida sin ser consumistas, en fin. Siempre parece que andan flotando en una nube y que la vida no les cuesta. El artículo que leí decía que obviamente es injusto generalizar, ya que no todas las francesas caen en esa categoría, obviamente hay excepciones donde quiera, pero hacía hincapié en algo que se le tiene que admirar a la mayoría de las mujeres francesas (no importaba la edad ni el tamaño) y eso era su capacidad de amour propre (amor propio) y auto respeto. Por lo tanto, había que ver qué hacían estas mujeres para seguirles el ejemplo y vivir con la plenitud que ellas expiden atrapando esa actitud de je ne sais quoi que las hace valorarse a sí mismas: logrando ser más felices en la vida. A continuación una lista que robé de cómo aprender a amarnos a nosotras mismas al estilo de las mujeres francesas: 1. Sácale provecho a lo que tienes: si las mujeres francesas son conocidas por su sentido del estilo, es porque ya han descubierto lo que les funciona de las modas y se apegan a ello, no andan experimentando y así no tienen que comprar tanta cosa. 2. Practican rituales placenteros: sentirse bien es tan importante como verse bien, así que las francesas nunca dudan en tomar largos baños, faciales, masajes, manicuras, pedicuras que no son lujos, son esenciales, no importa cuan "pioja" estés. 3. No castigan a su cuerpo: eso de hacer algo hasta que duela no es lo de ellas, ya sea ejercicio, comida o relaciones amistosas o amorosas, las francesas generalmente operan en beneficio de su cuerpo, mente y corazón. 4. Acepta tu apariencia física: si lees cualquier revista francesa no distará mucho de las que leemos nosotros en donde la perfección es imposible de alcanzar, pero la diferencia es que las francesas saben que la felicidad no depende en ser talla cero, dos o cuatro, sino en sentirte bien dans sa peau (bien en tu propia piel). 5. Disfruta la comida deliciosa: la comida es fundamental para la cultura francesa, así que ¿por qué privarte de ella? Come un poco de todo y date tus escapaditas con moderación, ninguna mujer francesa come pan, vino, queso y postre todos los días. 6. Respeta tu cuerpo: comer de más solo nos lleva a tener sentimientos negativos. ¿Te encanta el chocolate? ¡Come!, pero bríncate el pan, omite el queso. 7. Siéntete bien y vete bien: las mujeres francesas nunca salen fodongas a la calle, tal vez a veces están apuradas, pero eso sí, siempre bien "trameadas" (sin pants, sin chancla, ni pelo sin cepillar). El verse bien muestra respeto a ti y al mundo que te rodea. 8. Sé tu misma: siempre haz algo loco, eso que se te ocurre, el anillo raro, la bufanda que no va, el peinado exótico, sólo sé tú y expresa tu libertad. 9. Manténte natural: nadie quiere ir por el mundo usando una máscara, así que ponte lo mínimo de maquillaje, los menos productos del pelo y déjalo moverse con el viento; una pintura de boca natural y un perfume que te identifique. 10. No dejes que tu edad te impida vivir bien: las francesas saben que la edad no es una buena razón para dejar de verse o sentirse lo máximo. 11. Sé agradecida por las cosas pequeñas: desde un bocado de tu postre favorito, hasta un nuevo perfume, hay que aprender a apreciar los detalles que muchas veces pasan desapercibidos, son pequeños ingredientes de felicidad. 12. Disfruta la vida: encuentra tu pasión y di "no" a todo lo demás que creas que es una pérdida de tiempo. Enfócate en lo que amas y verás que tu vida será irresistible. ¡Au revoir! ///

Twitter@BeAcevedoTachna