Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

¡Viejo grosero!

Avatar del

Por: Felipe Díaz Garza

Según el perredista Miguel Barbosa, presidente de la mesa directiva del Senado, Andrés Manuel López Obrador no respetó el protocolo acordado para la entrega en el Senado, el miércoles, de 2 millones 712 mil 285 firmas, recolectadas por Morena, para solicitar la realización de una consulta popular sobre la reforma energética a la que los morenos se oponen.

Con ello, cerró la acusación el también coordinador del PRD, AMLO incurrió en una grosería al realizar primero un acto con discursos antes de cumplir con el trámite formal.

"Se vino a hacer una grosería al Senado de la República y yo no le voy a permitir a nadie que se ofenda, que se agreda, que se intente menoscabar a la institución que es el Senado de la República", dijo Barbosa, quien abandonó el acto durante los discursos morenos.

"Es una grosería, sin duda que es una grosería, la cortesía entre las personas, entre los políticos debe ser un valor en este tiempo. Yo sí conmino a todos los que somos políticos en el país para que actuemos con cortesía a las instituciones", dijo el perredista, ya fuera del salón.

López Obrador ya no es del PRD, pero es más leal a la ideología de ese partido que el perredista pasado por agua que preside la directiva de los ilustres senectos.

De hecho a Barbosa se le olvidó que el PRD nació fracturando el protocolo, no de una burocrática entrega de firmas, sino de la vida política nacional toda, cuyas instituciones principales, el PRI y el Gobierno de la República, fueron virtualmente desconocidas por quienes fundaron el PRD, encabezados por Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo.

Durante sus 25 años de existencia, el PRD ha sido la pulga en la oreja del sistema político mexicano, cuyos protocolos e instituciones ha puesto en duda sistemáticamente.

Gracias a esa condición irritante del partido del sol azteca es hoy posible, precisamente, que la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados tengan un presidente perredista al mismo tiempo, igualmente coincidentes con el informe presidencial.

Además, la presentación de ese informe, el 1 de septiembre, ya no constituye el día del presidente, lo que es un avance democrático, gracias justamente, en buena parte, a la conducta no protocolaria y hasta grosera, diría el solemne Barbosa, de los perredistas, entre ellos, aunque ya no, Andrés Manuel López Obrador.

El mismo AMLO que hoy repudia el Senador por romper el protocolo y por no respetar acuerdos extorsionadores previos, lo que según el perredista pasado por agua ofende a la Cámara de los senectos: "y yo no le voy a permitir a nadie que se ofenda, que se agreda, que se intente menoscabar a la institución que es el Senado de la República".

Por otra parte, ¿a quién le importan las formas pueriles? ¿A quién ofende que un discurso o cuatro se digan antes o después de la entrega de firmas?

>

Lo verdaderamente importante, y eso es parte de lo que ha logrado el PRD, aunque hoy lo capitalice Morena (triunfo es de la democracia), es que una reforma presidencial dudosa, como la energética, sea cuestionada con nombres y apellidos firmados por 2 millones 712 mil 285 mexicanos.

Esos inconformes, alentados en su inconformidad republicana por Morena y AMLO, se atreven a manifestar su desacuerdo y a demandar una consulta popular efectiva y verdaderamente representativa. Ése es otro gran avance democrático de los que cambian para bien y en paz a una nación.

Eso es lo importante, no el orden protocolario y la pompa del Senado, que tanto preocupan al protocolario, pomposo y pueblerino Senador perredista poblano, que no sería ni Senador presidente ni convidado de piedra en la tertulia presidencial del martes pasado en Palacio Nacional, si AMLO, Cuauhtémoc, Ifigenia, Porfirio y muchos otros perredistas y morenos no hubieran mandado por un tubo los acedos protocolos y las ridículas pompas palaciegas de la política mexicana, como lo hicieron y ojalá lo sigan haciendo los verdugos del protocolo que tanto irritan al senador Barbosa.

diazgarza@gmail.com