Selecciona tu región
Opinión

“Violencia ACIDA”

50 + 1 SINALOA

Por 50 + 1 Sinaloa

-

La pregunta frecuente ¿qué es la violencia contra la mujer? Que las golpeen, es violencia. Que las violen, es violencia. Que las insulten y menosprecien, es violencia. Que las obliguen a casarse, es violencia, la explotación sexual y la mutilación genital femenina también lo es, violentan a las mujeres cuando les pagan menos por realizar el mismo trabajo que un hombre, que por ser mujer le condicionen determinados puestos de trabajo o que limiten su proyección profesional. 

La pobreza tiene rostro de mujer, y es “normal” que los cuidados, de la familia, hijos, enfermos en su gran mayoría los realicen mujeres, no ser titular de propiedades, ni tan solo de su casa, no acceder a medidas de salud sexual y reproductiva o no poder ejercer plena y efectivamente a sus derechos como persona por el mero hecho de ser mujer, y el extremo, los crímenes de odio como el feminicidio, que las maten por ser mujer….

¿Ahora resulta que todo, es violencia de genero? es el argumento más usual, cuando no se comprende que vivimos en una sociedad machista y patriarcal.

En un país donde hay 11 feminicidios al día (SNSP), la violencia intrafamiliar creció en pandemia 120%(SG), que las mujeres ganan menos 33% menos (Forbes Women), con serios problemas de acceso de las mujeres a las posiciones de liderazgo, con limitaciones para incorporarse al mercado laboral y avanzar en su carrera.

En la pandemia y ahora en la “nueva normalidad”, Siete de cada 10 desempleados en México son mujeres, datos del INEGI, las mujeres no tienen la misma libertad en el espacio público, y peor de noche, para salir a divertirse, hacer ejercicios en un parque, bañarse en una playa,  en el transporte público o solamente caminar de día en plena ciudad.

En el marco de los 16 días de activismo contra la violencia género, que van del 25 de Noviembre al 10 de diciembre, que desde 1991 se llevan a cabo promovidos por la ONU, campaña que tiene como propósito la prevención, atención y eliminación de esta lacra social que es la violencia en contra de las mujeres, deseo tocar una de la violencia que se está incrementando, las marca de ácido en cara y cuerpo de mujeres, son agresiones con una altísima carga simbólica, pretenden marcarlas de por vida, dejar en el rostro desfigurado y en el cuerpo de la víctima la estampa de su crimen, de sus celos, de su odio, una huella imborrable y dramática. El ácido y otras sustancias abrasivas que inicio en su uso en la India, luego llego a nuestro continente através de Colombia y en México cada día son más.

Esto es como un arma que no solo pretende causar un sufrimiento físico enorme o, incluso, la muerte, sino también para imponerle una condena social que la acompañará de por vida. Al mirarse al espejo, al observar las reacciones de los otros es la marca de la posesión. una firma permanente que lastra la vida, o lo que queda de ellas, de miles de mujeres en todo el mundo.
Hace unos días tuve la oportunidad de conocer y platicar largamente con Carmen Sánchez, quien tiene una fundación del mismo nombre, en ella atiende a mujeres víctimas de la violencia acida, y escuché su historia, que es real, porque en el 2014 fue agredida, ella es un ejemplo de violencia física, económica, psicológica, sexual y de un feminicidio en vivo, como es la tortura permanente por la marca de ácido.

Me dice: “Estoy así porque dije ya no a la violencia que vivía y hoy la tengo día y noche, yo ya lo había denunciado por violencia intrafamiliar, sustracción de menores, abuso sexual, tengo en mi mente permanentemente las últimas palabras que me dijo antes de vaciarme el ácido” “Si no vas a estar conmigo, con nadie”.

Dentro, de las huellas de su rostro también arrastra 63 de dolorosas cirugías y las que faltan, pero ahoga también  el grito de angustia de una generación de mujeres atemorizadas por la violencia machista en México.

Ella atiende a 28 mujeres 6 CDMX, 6 del Estado de México, 6 de Puebla, 2 de Oaxaca, 2 de Coahuila, de Aguascalientes 1, Veracruz 1 y Michoacán 1, menciona que debemos tener en cuenta que muchas de las agresiones no se denuncian por miedo a represalias y por falta de apoyo social e institucional, ella misma después de 7 años de la agresión sigue recibiendo amenazas, y fue hasta hace muy poco que el agresor fue detenido y se amparó para llevar el juicio fuera de prisión. 

Me comenta con dolor, que los problemas son muchos, empezando por la impunidad, pues el delito está en un limbo jurídico, solo lo equiparan lo más tenue posible a lesiones simples, de hecho, ella Carmen cuando su agresión, la calificaron como lesiones que tardan en sanar menos de 15 días, duro años buscando la reclasificación del delito. 

A eso súmele los costos de tratamientos reconstructivos dermatológicos dolorosos, permanente atención psicológica, la seguridad, la defensa permanente contra los agresores, la falta de empleo, repudio por lo fuerte de las marcas, etc.…

Leer más: Justicia para las mujeres

Transcribo algunas frases que repite constantemente Carmen Sánchez: “Presa en mis propias cicatrices” “Caracoles de Noche y tapada” “Agarran de una parte de mi cuerpo para reparar otra, ahora tengo 2 partes dañadas”,” Con mi trabajo busco prevenir esto, y también a quien son víctimas trazarles una ruta de apoyo y defensa” “Trato de recuperar mi dignidad, sin perder la indignación” “Estoy muerta en vida”.

Por Diva Hadamira Gastélum Bajo

Síguenos en