Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Violencia desparramada

Hay un fenómeno que se desparrama en el país, la violencia entre niños y adolescentes. Además de la violencia del crimen organizado y la violencia de la precariedad social, cuya expresión más dramática es la crisis de los niños centroamericanos inmigrantes, está la del fenómeno del bullying en las escuelas de educación básica. Esta violencia ha crecido en los últimos años, afecta a una millones de estudiantes de primaria y secundaria y, hasta el momento, no se sabe cómo contenerla.

El bullying, que tienen diversas expresiones (directo, indirecto, verbal, individual, grupal, social, institucional, físico, psicológico, en redes, simbólico) es un fenómeno que se ha agudizado. Los casos más extremos son los que llegan a la fatalidad, niños que mueren por agresión y golpes de sus compañeros, niñas que se suicidan por acoso, o que terminan en el hospital porque los aventaron a una alcantarilla. Existe una amplia trama de millones de actos violentos que forman ya parte de la vida cotidiana de niños en México, hay una normalización de la violencia. La violencia no sólo está en las casas, en los albergues y en la calle, pero en la escuela se ha convertido en un espacio para el bullying a millones de estudiantes.

Hace unos años, en 2009, quizá cuando todavía el problema no llegaba a las terribles expresiones que tiene hoy, se hizo una investigación: "Estudio sobre la violencia de género en las escuelas de educación básica en México", coordinado por Elena Azaola y Daniel Lund. El trabajo fue apoyado por la SEP, Unicef, Mund y CIESAS, y tuvo un universo de estudio muy amplio, en el que participaron 18 mil 419 niños y niñas de 4°, 5° y 6° de primaria y 7 mil 900 adolescentes de secundaria (un total de 26 mil 319 estudiantes), así como 324 directores y mil 485 maestros, que pertenecen a 395 escuelas públicas con diversos niveles de marginalidad (muy alta-alta; media y baja-muy baja). El informe lo publicó la SEP.

De este trabajo salieron valiosos hallazgos que al parecer no han sido atendidos: se vio que los niños son más responsables de un mayor número de agresiones que las niñas, pero que ambos son víctimas de agresiones por igual; dos terceras partes de los estudiantes dijeron haber recibido una agresión física en los últimos dos años; un "6.3% de los niños/as dijeron de manera espontánea que lo primero que cambiarían en su escuela es que no hubiera tanta violencia; que la violencia psicológica es la de mayor incidencia en las escuelas urbanas con niveles bajos de marginación; que los niños y niñas de 4° y 5° año reportaron que casi una quinta parte de las niñas han sufrido intentos de abuso sexual por parte de sus compañeros; que las niñas están más dispuestas a dejar atrás los estereotipos de género y a construir un mundo más igualitario que los niños" (Azaola, Lund, 2009).

En 2011 se aprobó una ley en la Asamblea Legislativa del D.F. (Ley para la Promoción de la Convivencia Libre de Violencia en el Entorno Escolar) y está pendiente otra iniciativa en el senado. Algunas mediciones establecen que de 2010 a 2013 se registró un crecimiento del bullying de un 10% en el país. De nuevo los índices internacionales colocan a México en un lugar negativo muy destacado. Según un estudio de la OCDE casi 19 millones de estudiantes de primaria y secundaria han sido víctimas de violencia en las escuelas; 40% han padecido acoso, 25% han sido insultados, 17% han recibido golpes y 44% han sido víctimas de violencia en las redes sociales. Todo lo cual ubica al país en primer lugar mundial en bullying. ¿Dónde están las políticas urgentes para enfrentar esta violencia?

Las alarmas están encendidas, pero no se ve que el problema tenga la importancia y la centralidad que necesita para ser combatido de forma integral. Hemos llegado a las consecuencias que genera una sociedad violenta, y deteriorada, con gobiernos incapaces y políticos simuladores; una sociedad en donde el estado de derecho es un discurso lejano de la justicia; en donde los valores y las jerarquías de autoridad se han roto. ¿Cómo iniciar el siguiente ciclo escolar sin una política integral en contra de esa violencia desparramada en las escuelas?

@AzizNassif