Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"Virtuosos" vs novatos

GUASAVE

Guasave.- Para los priistas de Sinaloa que por muchos lustros gobernaron, no les debió ser fácil graduarse en la materia de las trapizondas que los ayudó, todavía hasta el pasado sexenio, a conservar el poder en el estado.

En realidad son demasiados años de experiencia en los breñales de la actividad política los que abonaron la "habilidad y desenvoltura" en tales y escasamente escrupulosos menesteres de la élite del PRI que ejerció el poder público absoluto y que hoy en día conserva en algunas parcelas municipales.

Los priistas, a despecho del cinismo con el que pudiera sonar, fue durante todo ese tiempo lo suficientemente diestro para desplegar y ejecutar mañosadas sin que se supiera fehacientemente, aunque no hayan escapado al escrutinio popular.

El PRI, lo mismo hacía en asuntos electorales que ya convertido en gobierno, con la administración de los recursos, sin que la mayoría de las presuntas anomalías fueran, ya no digamos penalizadas, sino ni siquiera advertidas, y si lo fueron, pocas veces la oposición pudo documentarlas.

El PAN que en Sinaloa y municipios donde han ganado elecciones, entre ellas las del Estado en 2010 y las recientes locales, ha tratado de implementar mecanismos similares, principalmente en lo político para afianzar sus controles de poder.

Sin embargo desde que regresaron los priistas al gobierno federal algo parece estar obstaculizándolos en su pretensión de alargar el poder, más allá de los seis años que tendrán como estreno.

Además por "enseñar el cobre" muy pronto, el descrédito y desgaste que los blanquiazules han sufrido como gobierno de cara a la ciudadanía, quizá al tratar en las elecciones del 2016 refrendar la gubernatura, el proyecto se vaya al traste.

Los panistas, al tratar de imitar al PRI, lo mismo buscan eliminar con malas artes a adversarios riesgosos para sus proyectos, que apoyan a incondicionales con dineros públicos y otros recursos de coptación para promocionar y alargar su estadía en el poder, pero con una torpeza tan inaudita que, como los bikines, poco dejan a la imaginación.

Creo que el caso más emblemático de la zopenca corrupción oficial ocurrió en Ahome, donde su hoy exalcalde Zenén Xóchihua repartió "bonos" a lo baboso a manera de liquidación laboral a sus funcionarios más allegados, sin olvidar por supuesto lo que la Auditoría Superior de la Federación denunció ante la PGR.

Más tardaron los felices panistas en gastar el botín que el sucesor priista Arturo Duarte les "levantara la faldilla" de fea forma, exhibiendo como decimos, su "falta de oficio" para asaltar el erario sin tener consecuencias, bueno ante la ley, al menos, porque en lo mediático les fue como en feria.

Para mala suerte de la sociedad los nada ortodoxos y a veces sucios métodos, carentes de ética para hacer política que ayer usaron los priistas, no se diferencian en nada a los que hoy ejercen los panistas, que juraron que con ellos Sinaloa caminaría rumbo al cambio. Lo que no dijeron fue que era el de la reversa.

Tal vez lo único que hace diferentes a unos de los otros es que los desplazados del PRI son muy duchos en el oficio de las intrigas y la maquinación, o como diría el clásico: virtuosos de la perversión y la marrullería política.

Los panistas habría que aclarar se han visto demasiado tontos por decirlo amablemente, al proyectar "tejemanejes" y tretas, el sazón que dan el sabor al caldo de la operación política en lo oscurito, por lo que, es razón para que todo lo que hacen en detrimento del anhelado y frustrado buen gobierno, brote sin control de las cañerías del poder para el regodeo de la opinión pública.