Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Y con Uds...la mafia de la ciencia

RAZONES

Por: Jorge Fernández Menéndez

Lo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología es de locos. La directora María Elena Álvarez Buylla, desde el periodo de transición quiso acabar con las becas y los programas financiados en el extranjero, luego presentó un programa para alejar al Conacyt de las empresas privadas, del mercado, también quiere quitar a las universidades de un nuevo organismo que reemplace al actual Consejo. Colocó como subcoordinador de comunicación e información estratégica a David Alexis Ledesma, un joven que está cursando el tercer semestre de una licenciatura, sin el menor conocimiento o experiencia en el sector, pero que en el pasado escribía discursos para Dolores Padierna y es amigo de Jenaro Villamil. Las fotos que ha subido a redes demuestran su, digamos, jovialidad. 

Álvarez Buylla, nombró como subdirectora a Edith Arrita Meza, una joven operadora política de Milpa Alta, cercana a los Bejarano pero también a Claudia Sheinbaum cuando era delegada en Tlalpan. Edith es licenciada en diseño de moda por la Universidad Janette Klein. La joven Edith, sería la responsable de la coordinación de programas de biotecnología, al frente de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM). En su defensa, la directora del Conacyt dijo que tiene gran experiencia en temas del maíz porque sus padres son pequeños productores en la zona de Milpa Alta, donde Edith fue parte de la dirección local de Morena. En defensa de David el Conacyt emitió un comunicado definitivamente bizarro en el que se decía que las criticas al joven funcionario eran una forma de discriminación. Otra mujer, María Chávez es la nueva secretaria de administración del Conacyt, sólo cursó la secundaria.

Tanto David como Edith, divulgada su inexperiencia profesional, tuvieron que renunciar a sus cargos. Ayer el presidente López Obrador dijo que no permitirá en su administración nepotismo ni compadrazgos, pero inmediatamente explicó que lo que sucede es que el Conacyt es atacado por la mafia...pero “la mafia de la ciencia y la cultura”, explicó, que está molesta porque les redujeron sus salarios.

Es un despropósito. En el Conacyt, la indignación con su nueva directora, Álvarez Buylla, comenzó mucho antes de que el presidente asumiera el gobierno, desde los primeros días de la transición, en cuanto se informó de su designación y cuando aún no tenía siquiera la dirección del organismo y ya daba órdenes, emitía comunicados y cancelaba becas y programas.

El Conacyt es una institución seria, transexenal, en la que confluyen miles de investigadores de distintos ámbitos del saber y que ha hecho y hace contribuciones importantes para el desarrollo del país. Uno de sus méritos es lo que quiere eliminar la actual administración del Consejo, que es la investigación ligada a áreas de interés de la iniciativa privada, que es lo que se impulsa en todo el mundo precisamente para financiar la investigación y la ciencia. No sé que tan suculentos son los sueldos que dice el presidente se perdieron con los ajustes salariales en el Conacyt, pero no conozco a nadie que esté nadando en la abundancia gracias a sus ingresos derivados del sistema nacional de investigadores, por ejemplo. Si conozco a muchos que gracias al Conacyt han podido realizar estudios, participar en programas e investigaciones de primer nivel en México y el extranjero. Y que así contribuyen al desarrollo del país.

Pareciera que en el tema de la ciencia también queremos dar un paso, o varios, hacia atrás. Nadie puede estar en contra de la cultura popular, los usos y costumbres (algunos muy cuestionables) o la producción tradicional de maíz en pequeñas parcelas, pero estamos hablando de la ciencia, la investigación, la tecnología y casi por definición el objetivo de la misma es ver hacia adelante, hacia el futuro. Y para eso se necesita conocimiento, experiencia y formación. Si los jóvenes David y Edith o algún otro estuvieran ocupando posiciones en áreas de comunicación o difusión científica en algún área no especializada del gobierno, se podría aceptar su escasa preparación (algo que será casi inevitable porque a los bajos salarios se sumará ahora la decisión de que quien ocupe un cargo en el gobierno no podrá volver a trabajar en su especialidad durante una década), pero colocar a personas no calificadas en posiciones directivas de una institución por definición ligada a los altos estudios, suena irracional. Y me imagino que eso es lo que indigna a la que el presidente llama la Mafia de la ciencia, como ha indignado a muchas madres la liquidación de las Estancias Infantiles, estigmatizadas, las instituciones y sus trabajadores (unas corruptas e irresponsables con sus familias y labores, y los otros mafiosos) sin presentar una sola prueba en su contra.

A quien le tendrían que pedir cuentas es a la funcionaria que hizo esas y otras designaciones en el Conacyt, que no se pueden comprender sin el compadrazgo, nepotismo y amiguismo que tanto condena el presidente.

Por cierto, para consejero de la estratégica Comision Reguladora de Energía, está propuesto, entre otros aspirantes, un joven integrante de la llamada ayudantía (los custodios civiles) del presidente.