Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Y el agua, ¿para cuándo?

GUASAVE

Aunque los funcionarios estatales y municipales entregaron con bombo y platillos la nueva Planta Potabilizadora de agua, el servicio de la Jumapag es deficiente y los usuarios en el sector norte tendrán que esperar para recibir el líquido de buena calidad.

La obra que inició desde el 2011 efectivamente es uno de los proyectos más modernos en la entidad con una inversión superior a los 144 millones de pesos, pero aún no se concretan sus beneficios.

Y es que con todo y los recursos que pusieron los tres niveles de gobierno, falta la interconexión final, un proceso que podría tardar al menos dos meses para beneficiar a 30 mil usuarios.

Sin duda la planta es un primer paso para mejorar los enormes rezagos que tiene el servicio de agua en el municipio, pues la obra contrasta con los equipos de bombeo obsoletos, la tubería dañada y las fallas de la red por la falta de mantenimiento.

Mientras que el gobernador Mario López Valdez y los funcionarios municipales destacan lo que se aplicó, en la ciudad cada vez son mayores los problemas que tienen las familias en la presión del agua.

Tampoco se ha resuelto del todo el problema de agua negra por la presencia de fierro y manganeso producto de la utilización de pozos.

Eso sí, la Junta Municipal de Agua Potable exige a los clientes el pago puntual del recibo, pero ofrece un servicio que va de malo a deficiente.

Es destacable que el gobierno entregue una obra millonaria, y que incluso presuman que es la única con esas características en la entidad, pero los usuarios y consumidores agradecerían mejor, que de una vez por todas la Jumapag suministre agua de calidad, sin tener que esperar a un nuevo banderazo.