Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Y el lobo que no se asoma

RINCÓN BEISBOLERO

Amenaza. Para animar el invierno desde marzo, ayer jueves se hicieron públicas sendas declaraciones tanto del presidente municipal como del presidente del club, que convergieron en un punto central: los Algodoneros están en el límite de poderse ir a otra ciudad y dejar por la paz a Guasave. Para algunos, es nuevamente la historia del "ahí viene el lobo"...que no termina de asomarse.

En esta ocasión la situación queda atrapada en una "tormenta perfecta": a) el Ayuntamiento saliente no apoyó al club los dos años previos, resultando esto en una afectación que se estima en diez millones de pesos; b) el Ayuntamiento entrante recibió arcas vacías, en donde no había ni para papel sanitario, por no decir que ni para pagar a los policías y, c) una pobre respuesta de los aficionados la temporada anterior a la hora de apoyar al equipo.

Digamos que no es suma sino ecuación y por lo tanto, el riesgo es latente y por lo tanto inminente. El ingeniero Jaime Castro Parra queda en condiciones de llevarse a los Algodoneros a otra ciudad a la cual, por estatutos, la liga exigiría el mínimo de condiciones a cumplir como para aprobar la (digamos) eventual mudanza.

Y en esta ecuación todo queda en lo que diga el Gobierno del Estado. Los diez millones serían para nivelar finanzas del club, para recuperar parte apenas de la sangría que se ha tenido. No es un club subsidiado, opera con capital privado.

Muy poco tiempo para saber qué resultará de esto.

Opciones. De acuerdo a lo expresado por Castro Parra, podría sugerirse un cambio de plaza Durango, Chihuahua, Tepic o Guadalajara, esta última en donde el ingeniero Armando Navarro recién publicó que "era casi un hecho" que llegara el beisbol de la LMP.

Pero, ¡momento!, que la última palabra la tiene la asamblea de la LMP. Dejando de lado el factor clima, lo esencial es el estadio y en este caso, hasta hoy Chihuahua tendría "mano". Que si Guadalajara quiere a los hoy Algodoneros, obligadamente deberá montar un estadio hecho y derecho.

Y no, la misma asamblea no aceptaría el de Lagos de Moreno.

Golpazo. Vaya impacto que recibió el día de ayer Aroldis Chaptan, pítcher de los Rojos de Cincinnati, al ser impactado por una línea salida del bat de Salvador Pérez, de los Reales de Kansas City.

Imagen impresionante que revive el tema aún en estudio acerca de si el casco protector para los lanzadores o cualquier medida protectora para evitar daños por este tipo de incidentes.

Nunca antes del año 2000, que recordemos, el tema había sido de tan especial relevancia. Se pasa por la lupa, participan especialistas y todos en Grandes Ligas hablan del tema. Con sucesos como el de Chapman, parece lógico.

Y es que antes del 2000, no eran tantos los pitchers que lanzaban rectas arriba de las 96 millas… por no decir que no eran tantos los peloteros que ganaban millones de dólares por temporada.

Algo se hará. Seguro.

Gira. El presidente de la Liga Mexicana de Beisbol, Plinio Escalante, inició ayer a hacer un recorrido por diversas estaciones de radio y canales de televisión que van dirigidas a hablar del inminente inicio de la temporada 2014 de la LMB.

Buena y oportuna estrategia en la que se destaca el comentario del ejecutivo veraniego en el sentido de que la llegada de Tijuana como plaza servirá, dijo, que el circuito se ponga como meta de llegar a los 5 millones de aficionados a captar en los estadios.

Ya fuera, Minatitlán, ya pueden hablar de esa cifra.

Lo más seguro es que Monterrey y Tijuana se disputen el primer lugar en asistencias, de eso no se tiene duda. Dos buenos ejemplos de lo que produce una buena mercadotecnia aplicada en el beisbol.

Ojalá; sin embargo, que habláramos de asistencias con boleto pagado y no de solamente asistentes a los estadios. Regalar boletos engorda cifras, pero no chequeras.