Opinión

Y entonces, ¿para qué le paga la ciudadanía a los regidores?

ACENTO
Avatar del

Por: Jorge Luis Lozano

En verdad urge que los municipios, al menos los del sur de Sinaloa, realicen las reformas necesarias para ampliar las obligaciones de participación y rendición de cuentas de los regidores.

Y es que, a pesar de los onerosos salarios mensuales que superan los 70 mil pesos, la labor de los ediles está tan devaluada que los mismos funcionarios la obvian.

En el caso de Mazatlán, el alcalde Carlos Felton González se permitió decidir la compra de siete nuevas camionetas y el arrendamiento de otras 100 unidades sin consultar al cabildo.

Si los ediles no tienen voz, ni voto y ni siquiera exigen ser tomados en cuenta en las decisiones del gobierno municipal, mejor que renuncien, así no le sirven a la ciudadanía.

En el sur de Sinaloa, se han dado casos verdaderamente indignantes.

Uno de ellos fue el de Concordia, donde los regidores llegaron a firmar un documento en el que le permitía al presidente municipal hacer libre uso de los recursos públicos y la toma de decisiones, sin someter a votación las decisiones.

Su trabajo se limitó a sencillamente hacer gestiones de despensas y pavimentaciones, por que su otra labor de revisión y redacción de leyes municipales y reglamentos, no avanzó un ápice en los tres años que estuvieron cobrando sus onerosos salarios como "representantes ciudadanos".