Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Y si?

MALICIANDO

Vámonos Maliciándola con un saludo cariñoso a la guapa señora Fabiola Peña Monje de Romero por su cumpleaños, que celebra hoy en compañía de Enrique, su esposo, e Isabella, su primogénita, así como de sus papis, don Carlos Peña y doña Carmen de Peña, su hermana Karen, su cuñado Sergio, su sobrino Manuelito, sus compañeros de la Universidad Politécnica de Sinaloa y demás amistades. ¡Fabiola, que tengas un feliz día y que la salud, el trabajo y el amor reinen en tu entorno!

DE LO MÁS felicitado estuvo el viernes pasado el primo Porfirio Herrera González, a quien la guapísima Aída Otáñez, su esposa, y sus hijos, hijos políticos, nietos y demás seres queridos le desearon larga vida y felicidades. ¡Porfis, que Dios te bendiga!

QUÉ GUSTO escuchar la voz de mi estimado amigo don Luis Villegas Murguía por el hilo telefónico el sábado pasado. Venía feliz de regreso a su natal Rosario, ya que el médico que lo operó en Guadalajara lo dio de alta. En su hermosa residencia de El Rosario está siendo atendido por personal profesional y su querida familia. Luis, amigo mío, qué gusto saber que estás bien. Unos días más que recuperes fuerzas y entusiasmo iremos todas las chicas, y ya no tanto... ¡ejem!… a saludarte… Cuídate, amigo, y que Dios te bendiga!

EL VIERNES pasado me invitó a comer el primo Roberto González Saucedo a su depa de la avenida Del Mar. Siempre que hay vísperas de festejos, como es el caso de Semana Santa y Pascua, me pongo a dieta por aquello del engorde, pero ese día no me resistí. Chequen, sopa de cebolla (hay que ver cómo la prepara la Paty, ¡exquisita!), el segundo tiempo fue sopa de pasta con tomate guisado, ¡deliciosa!, y filete de pechuga de pavo empanizada... ummmm… vino blanco portugués, ¡riquísimo!, y de postre, pay de plátano y capirotada blanca, y café (por supuesto El Marino). Así pues ¿cuál dieta? Ganas me dieron de regresarme a casa a pie para quemar calorías, pero en esto me vuelvo a caer… Con dos libros de Guadalupe Loaeza en mano que me prestó el primo me despedí muy agradecida por sus atenciones, y que e se repita, je, je, je, je.

EXITOSA LA velada que ofrecieron el barítono Maximiliano Torres y el pianista Antonio González en la Casa Haas, con una alta dosis de emotividad. ¿Y si…? fue el título del programa que agrupó 14 piezas en un bello repertorio que giró en torno a las más intensas manifestaciones del amor. Para ambos artistas fue la primera presentación en mancuerna musical, aunque desde siempre han compartido la misma pasión por la música y el canto. Maximiliano es miembro de la Camerata Mazatlán y comparte con Antonio González –fundador y director del Coro Ángela Peralta– la práctica de la docencia. Para demostrar sus conocimientos musicales, el barítono ofreció una bella selección de piezas de compositores que marcan el romanticismo en diferentes épocas, y de todas salió bien librado, incluso de las más complicadas musicalmente, como Chanson a boire, una de las tres canciones de Don Quijote a Dulcinea, de M. Ravel. Para este concierto, Maximiliano se preparó intensamente durante dos semanas junto al maestro Antonio González. El intérprete cantó en inglés, francés, italiano y español. Una de las canciones más emotivas para ambos concertistas fue Broken vow (Promesa rota), cuya fuerza emotiva logró conmover a los presentes. La última parte del concierto estuvo armada con canciones en español, boleros y baladas, entre ellas, Contigo en la distancia, de Portillo de la Luz; El día que me quieras, de Gardel, y una de sus favoritas, Bésame mucho, de Consuelo Velázquez. ¡Bravo y felicitaciones para Max y Antonio!